martes, junio 18, 2024
InicioCiencias¡PEDRO, SOY YO, TUS PULMONES!

¡PEDRO, SOY YO, TUS PULMONES!

En primer lugar, relájate y permíteme estirarme para poder tomar más aire. Cuanto más aire pueda respirar, mejor será para tu cerebro y comprenderás mejor lo que te voy a decir. ¿No es importante? ¡Claro que lo es, Pedro! Cada órgano de tu cuerpo tiene su importancia tanto para ti como para el mundo entero. Tu cerebro necesita azúcar para funcionar y tú necesitas oxígeno para quemar esa azúcar y dar energía a tus neuronas. Como yo soy el órgano encargado de tomar el oxígeno del aire y llevarlo a tu sangre, te voy a contar algunas cosas sobre mí. Hablar de uno mismo comúnmente se considera como un acto de soberbia, pero en mi caso es diferente. En realidad, lo que quiero es que reflexiones sobre la perfección con la que fui creado.

Me encuentro en tu cavidad torácica, en forma de dos bolsas o fuelles rodeadas de músculos. Respiré por primera vez cuando naciste y hasta el día de hoy sigo trabajando sin descanso. Incluso cuando duermes, yo cumplo mis funciones gracias a la orden automática que recibo del centro respiratorio ubicado en la parte posterior de tu cerebro. Mi querido amigo, el corazón, comenzó a funcionar incluso antes que yo, mientras estabas en el vientre de tu madre. En aquel entonces, yo descansaba. De hecho, todavía no me había formado por completo. Todas tus necesidades de alimento y oxígeno eran satisfechas en el cuerpo de tu madre (con quien no siempre te comportas bien); yo no tenía que hacer ningún esfuerzo especial para obtener aire. Y aunque hubiera querido respirar, no habría sido posible. Dado que estabas envuelto en líquido amniótico, cualquier intento de respirar te habría ahogado.

 Mi primera respiración al nacer es un momento crucial y requiere un gran esfuerzo, ya que mi tráquea es más estrecha de lo normal. Sin embargo, la cantidad de alvéolos que poseo, donde se produce el intercambio de oxígeno con los capilares sanguíneos, es tan elevada en relación con el tamaño de mi cuerpo que equilibra la situación. Cuando me lleno de aire por primera vez y me muevo, ejerzo presión sobre las arterias y venas. Luego, el vaso sanguíneo que conecta directamente mi arteria con la aorta de mi madre se cierra, la cortina entre las válvulas se sella y las circulaciones sanguíneas se separan. Si esta cortina no se cierra correctamente, la sangre rica en oxígeno y la sangre usada se mezclan, lo que ocasiona la enfermedad conocida como cianosis, también llamada «síndrome del bebé azul». Mientras estas dos clases de sangre se mezclan, los tejidos no reciben suficiente oxígeno y las zonas blancas del rostro y los ojos adquieren un tono azulado.

La misma situación se presenta con los fumadores. Mi gran enemigo, el cigarrillo, contiene cientos de sustancias tóxicas, como el monóxido de carbono, que se une a la hemoglobina y dificulta el suministro de oxígeno. Por esta razón, los labios de los fumadores adquieren una tonalidad azul-púrpura. Es importante que tengas cuidado con el aire que respiras. La tráquea, encargada de proporcionar aire, está revestida de un tejido epitelial ciliado que atrapa el polvo y lo elimina. Mientras duermes, los cilios de este «barredor» trabajan durante la noche y por la mañana te deshaces de todos los desechos al aclarar tu garganta. Sin embargo, cada inhalación de humo de un fumador mata entre 800 y 1,000 células epiteliales ciliadas y, con el tiempo, se vuelve imposible eliminar las toxinas inhaladas en el aire (como el carbono, el sulfuro, el plomo, entre otros). ¡Ya no puedo soportarlo más! La creciente contaminación ambiental es demasiado grave. El pulmón ya no puede resistir este terrible hábito de fumar. ¡Es como dejarle la puerta abierta al cáncer! Perdona, Pedro, tal vez me he excedido. Agradezco que no fumes, pero ojalá que aquellos que sí lo hacen estén conscientes del maravilloso mecanismo que están destruyendo.

Ahora, déjame hablarte sobre la maravillosa obra de arte que soy. Como bien sabes, el arte funcional es altamente valorado y útil. Al igual que mis otros compañeros que trabajan en tu cuerpo, fui creado con perfección para cumplir con mis funciones. En otras palabras, no pienses ni por un momento que simplemente aparecí por accidente cuando se encontraron moléculas y células; ni siquiera una sola molécula de proteína en mi estructura surgió sin una causa determinada.

Con cada inspiración que tomas, el oxígeno en el aire inhalado aumenta su presión y se dispersa a través de mis membranas hasta alcanzar los vasos capilares adyacentes. Allí se combina con las moléculas de hemoglobina. Al mismo tiempo, el dióxido de carbono atraviesa esas mismas membranas para llegar a mí y ser eliminado. ¡Todo esto es mucho más complejo de lo que parece! Tú inhalas aire de trece a catorce veces por minuto, y esta operación se repite constantemente. Aunque tú no lo percibas la mayoría de las veces, mi capacidad de expansión y contracción durante tu respiración requiere una gran flexibilidad. Además de esta flexibilidad, mi característica más importante es tener la mayor superficie posible dentro del volumen más pequeño. Un área de aproximadamente 100 m2 (equivalente a una cancha de tenis) se encuentra en el interior de tu cavidad torácica, en forma de finas membranas que facilitan el intercambio de gases. Estas membranas necesitan mantenerse húmedas, por lo que se segrega un líquido especial como medida de precaución para facilitar la respiración. Sin este líquido, las membranas se pegarían y no podrían cumplir con su función correctamente.

Puedes comparar el recorrido del aire que respiras con el de un automóvil que transita desde una amplia autopista hasta caminos cada vez más estrechos, hasta llegar a una pared que son los alvéolos. El aire que ingresa por la boca y la nariz se une en un conducto llamado tráquea, que mide aproximadamente 15 centímetros de longitud y tiene un diámetro de 2-3 centímetros. A propósito, me gustaría comentarte un par de cosas sobre tu forma de respirar. En realidad, la inhalación es responsabilidad de la nariz, que, imagino, también tiene mucho que decirte; sin embargo, permíteme informarte primero sobre algo muy simple. Deberías respirar siempre por la nariz, de esta manera, el aire que inhalas se calienta, se humidifica y se libra de polvo. Al hacer esto, me causas menos problemas y reduces el riesgo de resfriados o infecciones en el sistema respiratorio. Respirar por la boca introduce partículas de polvo y gérmenes en mí, lo que puede causar diversas enfermedades, como bronquitis y neumonía. Esto explica por qué los niños con adenoides que duermen con la boca abierta se enferman con tanta facilidad. Permíteme disculparme, pero hablo en defensa de tu nariz.

Un momento, ¿sobre qué estábamos hablando antes? ¡Ah, sí! Los conductos por los que pasa el aire. La tráquea, que me permite recibir el aire, es un tubo cilíndrico rodeado por 16 a 20 anillos cartilaginosos. Dado que se encuentra al lado del esófago, un lado de estos anillos está compuesto por tejido cartilaginoso suave para no interferir con la deglución. El tejido muscular ayuda a que se expandan y contraigan al respirar o toser. A veces, necesito hacerte toser, lo cual puede parecer molesto, pero si no expulso aire a través de la tráquea, los contaminantes en exceso pueden obstruir mis conductos y dificultar tu respiración. Por eso, esta ráfaga de aire, a la que tú llamas toser, es realmente una bendición para ti.

El sistema de sonido en la parte superior de la tráquea es otra maravilla. El aire que envío hace que las cuerdas vocales vibren y produzcan sonidos, ¡voz, melodías! El aire se divide entre los dos pulmones. Mis dos lados no son simétricos; el lado derecho se divide en tres y el lado izquierdo en dos. Creo que fue así para dar espacio a mi vecino de la izquierda, el corazón. Además, si el cáncer me ataca, la parte afectada puede ser extirpada mediante cirugía y puedo seguir funcionando. ¡Qué sabia es la creación de Dios!

Además, la ramificación de la tráquea se divide en 8 a 10 ramas más delgadas, como una autopista que se conecta con caminos más estrechos. Esta ramificación se asemeja a un árbol invertido. En la punta de estas ramas más delgadas se encuentran los bronquiolos respiratorios, similares a racimos de uvas. Las pequeñas esferas que conforman estos racimos son la parte más vital. Estas esferas, llamadas alvéolos, están compuestas por una membrana muy delgada y están rodeadas por una red de vasos capilares. Son los puntos funcionales donde se lleva a cabo el intercambio de gases.

Me encuentro en el tórax, rodeado de venas y arterias. Además, estoy cubierto por dos membranas protectoras. Una de ellas está adherida a mí y la otra a las costillas que forman la cavidad torácica. Entre estas dos capas se encuentra un líquido que actúa como lubricante para reducir la fricción cada vez que me expando y contraigo. Sin él, me desgastaría rápidamente. Debido a que me expando durante la inhalación, la cavidad torácica debe expandirse simultáneamente para darme espacio. Si no tuviera esta flexibilidad, no podría respirar y, en última instancia, causaría tu muerte. Afortunadamente, las costillas protectoras y su conexión con la columna vertebral son lo suficientemente flexibles como para que pueda funcionar cómodamente. Además, el diafragma, una partición muscular con forma de cúpula que separa el tórax del abdomen, se contrae y empuja hacia abajo los órganos abdominales. Gracias al movimiento simultáneo de las costillas y el diafragma, puedo llenarme de aire y expandirme.

Estar constantemente expuesto al medio ambiente me hace vulnerable a diversas enfermedades. La tos es una de las primeras señales de que algo no va bien en mí y, discúlpame, en ocasiones puede estar acompañada de sangre y flema. También puedo experimentar dificultad para respirar, lo cual te advierto mediante un dolor en el pecho. Es importante que estés atento a estas señales. Si me infecto con algún agente patógeno, como bacterias o virus, pueden reproducirse en mis sacos de aire y provocar endurecimiento y secreción.

Soy especialmente susceptible a las alergias. Cuando las paredes de mis bronquios entran en contacto con una sustancia extraña, como el polen, la liberación de histamina provoca la contracción de mis músculos. Las enfermedades alérgicas, que pueden afectar los vasos sanguíneos, me impactan de manera significativa, ya que soy uno de los órganos principales involucrados en la circulación sanguínea. La constricción de los músculos bronquiales y la dificultad para eliminar la mucosidad que produzco como defensa resultan en problemas respiratorios, lo que comúnmente conoces como asma.

También existen otras enfermedades comunes, como el enfisema y la bronquitis aguda o crónica. Incluso tus enfados tienen un gran impacto en mí, ya que me cuesta más trabajo respirar en esas situaciones. Pedro, discúlpame, pero es imposible resumir en unas pocas páginas la magnitud de la obra de arte que es mi creación. Ahora debo detenerme. Sin embargo, te pido que te alejes de áreas contaminadas y del humo del cigarrillo. Dame la mayor cantidad de aire fresco que puedas regalarme. Aunque no pienses en mí con frecuencia, te invito a reflexionar, aunque sea un poco, sobre la gran bendición que represento para ti.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS POPULARES

LA ÉTICA PERSONAL

LOS CUADRADOS MÁGICOS

CIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 6)

¡PEDRO, SOY YO, TU PÁNCREAS!