lunes, julio 15, 2024

LA ÉTICA PERSONAL

Uno puede sentir la tentación de evitar lo evidente, pero la mayoría de los lectores y escritores reflexivos coincidirán en que el factor definitorio de nuestro siglo es el fundamentalismo. Sin embargo, este va de la mano del salvajismo material que asola nuestro planeta. ¿No se ha tratado siempre, de un modo u otro, de Dios contra Mammón? No es de extrañar que relacionemos la lucha actual con el dinero. “Por supuesto”, dirá el ciudadano común, “todo tiene que ver con el petróleo”. Pero ¿es el petróleo la verdadera causa? Irónicamente, se podría decir que ahora mismo la causa podrían ser los paneles solares o, más probablemente, la capacidad de construir automóviles eléctricos o solares. En lo que respecta a Estados Unidos y Occidente en general, todo girará, y probablemente ya lo está haciendo, en torno a la independencia energética. Sin embargo, la independencia personal del ciudadano común podría abordarse de una manera diferente y más adecuada.

El mundo de habla alemana, cuna de grandes pensadores como Freud, Adler y Jung, nos ha regalado una palabra que lo expresa todo con precisión: Existenzangst. Esta palabra, que significa “ansiedad existencial”, fue la base del nacionalsocialismo y es, en última instancia, el factor que configura la condición humana. Los sentimientos de inseguridad y miedo son inherentes al ser humano y, por lo tanto, indeseables. La gente lucha por evitarlos o mitigarlos. Es evidente que el pánico generado por la pobreza conduce al fanatismo, pero solo en función del nivel de “sofisticación civilizada” y a través de la manipulación política. En el mundo en desarrollo, donde la pobreza suele ser la norma, reina la apatía hasta que las partes interesadas presionan. Sin embargo, en Occidente nunca se ha visto apatía cuando una nación atraviesa una mala racha en su historia colectiva; esa nación se levanta y lucha. Las exageraciones extremas de los fundamentalistas actuales están financiadas, aunque a menudo se desconoce por quién o qué. Sin embargo, se financian hasta tal punto que la guerra se convierte en una opción fácilmente accesible y el público en general se ve coaccionado, a menudo sin saberlo, a participar.

¡El dinero hace girar el mundo! Es desagradable tener que admitirlo, pero así lo desea la psique humana. Hace muchos años, un perspicaz observador social sostenía que el movimiento hippy de los años 60 fue posible porque los jóvenes, respaldados por padres perfectamente solventes, podían permitirse abandonar las preocupaciones económicas. Estados Unidos disfrutaba de un auge fiscal. Las cosas iban sobre ruedas. ¿Qué hacer? Bueno, los jóvenes no se rebelaron realmente contra el materialismo; se rebelaron contra una vaga inquietud interna. Era una inquietud, un sentimiento floreciente de frustración. Anhelaban la libertad y la buscaban a través de un medio que no los hubiera convertido en cautivos. La mayoría nunca encontró ese medio. Para decirlo sin rodeos, eran -somos- muy de este mundo.

Es cierto que una vez alcanzado cierto nivel material y proporcionadas suficientes salidas para disfrutar de la propia riqueza, surge la inquietud. La inquietud entre los jóvenes no es una gran novedad y, de una forma u otra, cada generación trasciende las fronteras de lo convencional. Se establecen nuevas normas y se derriban los antiguos regímenes.

Siempre ha sido así. Los terroristas de hoy, al igual que los de ayer, se manifiestan con sombría similitud a lo largo de la historia. Pero ¿qué hay detrás de estos actos inhumanos? ¿Qué motivaba el conflicto entre protestantes y católicos en Irlanda, la guerra de Vietnam o el asesinato masivo de judíos en la Segunda Guerra Mundial? ¿Qué lleva a los humanos a comportarse de manera tan inhumana? ¿Es simplemente la falta de dinero? ¿Es la desesperación por mantener algunos vestigios de una civilización intrascendente? ¿Quizás, incluso, la necesidad de “ser algo/alguien”?

Ciertamente, el ataque físico exige defensa. Sin embargo, ante la mayoría de las demás situaciones, uno tiene la opción de simplemente apartarse, de “quitarse el polvo de los talones”, por así decirlo. La palabra “perverso” me parece la más adecuada para describir los males del mundo, tal como los perpetran los alborotadores que lo habitan. Mi diccionario define “perverso” como caprichoso, contrario, obstinado y cascarrabias. Se trata de una cuestión de voluntad propia, que a veces puede llegar al punto de la locura. Cuando señalamos a los líderes mundiales que sus políticas y acciones están costando la vida de mujeres, niños e incluso hombres, parecen incapaces, o decididamente contrarios, e incluso ajenos a lo que se consideraría verdaderamente humano. Es como si nuestro avance tecnológico hubiera ido de la mano de nuestro declive como seres humanos. Recuerdo las famosas palabras de Albert Einstein tras la división del átomo: “Dios mío, ¿qué hemos hecho?”. Y parece que la tendencia predominante es de dos pasos adelante y uno atrás.

La era de las conexiones, el renacimiento de la fe, el choque de civilizaciones, la era de Internet, el auge del fundamentalismo, los viajes interestelares, la igualdad de género, el tráfico de seres humanos, la Tercera Guerra Mundial, la inteligencia artificial, la genética, la cooperación, la competencia, la revolución espiritual, el secularismo, los valores y la ética…

Todos estos aspectos ocuparán un lugar destacado en la conciencia pública del siglo XXI. Sin embargo, la ética será posiblemente nuestra única esperanza si queremos gestionar todos los demás en el futuro. Un enfoque ético es, por supuesto, primordial para enfrentar lo que será nuestro destino mientras seguimos flotando en nuestro mar de incertidumbre. El Sr. y la Sra. Promedio, personas como tú y como yo, se verán sometidos a asuntos que escapan a nuestro control. Será esta falta de control, el tenerlo todo fuera de nuestras manos, lo que podría fomentar nuevamente la frustración. Aquí es donde la ética se vuelve esencial.

¿Podría haber una forma mejor de vivir la vida? Cada mañana, al despertar, las dificultades globales nos golpean como olas. Para muchos, la única opción parece ser agachar la cabeza y luchar o abrirse paso como sea. Sin embargo, es importante recordar la advertencia de Ernest Hemingway: “No confundir movimiento con acción”. Para muchos, especialmente para nuestros formadores de opinión, esto va en contra de la corriente intelectual. Al escuchar las noticias y los programas de debate, uno debe ser consciente de que el juego se basa en la acción y la reacción, lo que se conoce como tratar el síntoma y no la causa.

Dado que a veces lo primero que hay que buscar es la ética, a uno podría resultarle útil simplemente quedarse quieto. Podría significar una forma de eludir los tejemanejes de lo que podríamos vernos obligados a consentir. Para restarle importancia por un momento a un asunto serio, se podría adoptar una especie de respuesta “¡Olé!” para contrarrestar la evidente perversidad que se abalanza sobre nosotros como un toro. Imagínese una postura elegante, un adormecimiento de la mente pensante, un acallamiento de la parlanchina voz mental. No habría ninguna prisa agitada cuando el cuerpo y la mente están en sintonía. Una mente desvaneciéndose lentamente en su propio ruido de fondo, casi podría decirse, una mente siendo modesta. Una mente modesta sería toda una innovación. Pero quedarnos quietos, reflexionar un poco, tomarnos las cosas con calma, nos dará tiempo para comprender realmente lo que ocurre a nuestro alrededor. Al fin y al cabo, precipitarse de cabeza a la refriega solo suele añadir fuego a un infierno ya de por sí embravecido.

Nuestros hijos, mi esposa y yo tenemos cuatro, ya están retirando su tiempo, su dinero y sus energías de un mundo que ya no se rige por la ética. A su pequeña manera, se niegan a formar parte del materialismo global que se les está imponiendo. No se lanzan a comprar la última tecnología, no necesitan tener, pase lo que pase, el último artilugio o mercancía cuidadosamente interpretada. Quizá los niños de los años sesenta no estaban tan equivocados en principio después de todo. Pero ahora podría ser el momento no solo de abandonar en un esfuerzo por alcanzar la libertad de la vida anunciada; puede que ahora seamos capaces de ver la libertad bajo una luz diferente.

Podemos decir “no” porque es nuestro derecho y privilegio. Esto puede implicar la división entre las clases beligerantes y los pacifistas, pero la división ya se está convirtiendo en una realidad. Para recapitular sobre el tema de la perversidad, hay que intentar comprender que no hay forma de contrarrestarla. Esto es un hecho evidente. Por obvio que resulte, una persona o un partido empeñado en una acción que desafía toda razón estará más allá de su capacidad de ser razonado. Hay políticas obstinadas con las que lidiar; hablan de la necesidad de “ganar” de algún modo a toda costa. Escapar de la ronda de ganar y perder podría verse en la afirmación del sofista: “No puedo ser vencido por ti porque no deseo ganar”.

La ética debe prevalecer o todo lo demás se perderá. Al final, podremos llegar a ser responsables de nuestras ideas, esfuerzos y actitudes, y sobre todo de nuestros sentimientos. “Vive y deja vivir” debe convertirse tarde o temprano en algo más que una frase vacía, porque está claro que los seres humanos somos en gran medida incapaces de dejarnos en paz los unos a los otros. Seguir el propio camino ético y proceder de forma tranquila y sincera me parece razonable.

Recuerdo haber leído una observación de una destacada figura literaria que sugería la existencia de un club muy especial al que la gente puede unirse. No hay insignias ni distintivos, y sus miembros no se conocen entre sí, pero cuando se cruzan por casualidad, el reconocimiento es instantáneo, aunque puede que ni siquiera conversen. Tal vez se den un guiño auspiciado por una profunda conciencia. El club, por supuesto, está formado por verdaderas damas y caballeros. Son personas de comportamiento tranquilo, incluso reticente. No muestran ninguna actitud ni donaire. Son lentos para la ira y hay que encontrarlos en lugares y situaciones que significan que están donde están debido a un propósito y no a un capricho. A menudo son estas personas las que patrocinan anónimamente obras benéficas y se implican mucho en la ayuda a los pobres y oprimidos del mundo.

¿Es mucho pedir que nos convirtamos en damas y caballeros? El mundo interior de los seres humanos está plagado de deseos y sentimientos que con demasiada frecuencia resultan poco útiles. En la actualidad, es de dominio público que el verdadero significado de la yihad (una palabra asociada en gran medida al terrorismo) tiene que ver con una batalla interior personal y no con un conflicto contra otra persona. No es necesario ser musulmán para reconocer la posibilidad de emprender nuestras propias luchas internas. Quizás no nos convertiremos en superestrellas, pero sí tenemos la oportunidad de llegar a ser verdaderamente humanos.

“Cámbiate a ti mismo si quieres cambiar el mundo”, reza el antiguo adagio. Creo que ni siquiera se trata de cambiarnos a nosotros mismos en el sentido convencional (aunque personalmente podría desechar algunos malos hábitos), sino de recuperar un derecho de nacimiento olvidado hace mucho tiempo. Un derecho de nacimiento que todavía está presente pero que ha sido sobrecargado con “necesidades” que no son realmente esenciales.

La ética personal como norma dada sería un buen punto de partida, ya que, sin ella, todo lo demás condenable se convierte en una conclusión inevitable.

Artículo anterior
Artículo siguiente
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS POPULARES