lunes, julio 15, 2024
InicioCreenciaArtículo principalLa conciencia colectiva

La conciencia colectiva

Los períodos más turbulentos en la vida de las naciones son aquellos marcados por el cambio social y la regeneración. Al igual que la “metamorfosis” de ciertos seres vivos, el proceso de renovación conlleva dolor, dificultades y oleadas de indignación; es un momento en el que hay que dejar atrás ciertas cosas y asumir otras. Con eventos que generan una tensión masiva, es inevitable que surjan crisis individuales y sociales. Además, si los cambios se implementan basándose en prácticas no probadas, a menudo se cometen errores; ocasionalmente, la razón y el juicio pueden ser eclipsados por la emoción. Cuando estos cambios se ponen en marcha, sus límites pueden ser sobrepasados, y la armonía general puede desmoronarse, comprimida dentro de proyectos superficiales y pequeños. Contrario a la expectativa general, pueden surgir dificultades inimaginables; en consecuencia, las masas, y especialmente aquellos en el poder, actúan emocionalmente en lugar de racionalmente, causando a menudo una grave devastación.

En períodos de reconstrucción o revolución, los eventos pueden coincidir con un destino sorprendente, brindando a las personas momentos oportunos para actuar. Si bien es posible introducir cambios en esos momentos, los esfuerzos a menudo no logran nada debido a que las masas no pueden controlar su entusiasmo y los líderes no pueden controlar su codicia; eventualmente, la sociedad regresa al viejo orden. Por un lado, durante tiempos de cambio y revolución, los individuos se comportan de manera diferente que en tiempos normales. Cuando los individuos se convierten en miembros inseparables de una masa que se mueve en una dirección determinada y arrasa con todo a su paso, actúan como una criatura colectiva. Habiendo experimentado un cambio mental, estas personas actúan bajo la influencia de la psicología de masas en lugar de pensar con sobriedad como individuos y hacen todo según las directivas de esa psicología.

Esta psicología de masas es completamente diferente de la “conciencia colectiva” que siempre he recomendado, caracterizada por una reflexión cuidadosa, el cálculo del pasado y el presente juntos, y la capacidad de ver las piezas junto con el todo. Pero es una forma de comprensión y acción. En uno de ellos predominan el sentimiento y la emoción y, en consecuencia, el desequilibrio; en el otro, la lógica, el juicio, la disciplina y la precaución son fundamentales. Si exteriormente ambos estados y estilos de comportamiento parecen prometer lo mismo para el futuro, es inevitable que en uno de ellos se produzcan resultados contrarios a la esencia y objetivos del movimiento, mientras que en el otro se evitan errores y fracasos.

La conciencia colectiva es importante no solo para el funcionamiento moral y social equilibrado de una nación, sino también para su existencia y estabilidad. La religión y el carácter moral son centrales al espíritu y fundamento de la conciencia colectiva de una nación. A diferencia de las acciones incorrectas y el comportamiento inmoral que se observan en los movimientos de masas, las acciones de individuos disciplinados y cautelosos con conciencia colectiva son invaluables y logran extraordinarios logros.

Los avances y movimientos orientados hacia ideales elevados y propósitos nobles siempre transforman a los individuos, convirtiéndolos en seres sociales. Si los planificadores de cualquier movimiento valoran la razón sobre la emoción, el juicio sobre el entusiasmo y la experiencia y observación sobre la pasión, y si pueden llevar a cabo sus proyectos iluminados por el mensaje divino, lograrán llevar incluso a las masas, que a menudo actúan impulsadas por las emociones, hacia la estabilidad y la moderación. Esto puede ayudar a aliarse con los más avanzados en la precaución y el pensamiento para formar una base sólida. Así, al compartir esta comprensión y transformarse en el crisol de la conciencia colectiva, incluso aquellos que no son tan prominentes intelectualmente pueden llegar a ser individuos compañeros en una sociedad ideal.

Incluso si todos los desarrollos de una revolución o renacimiento parecen haber surgido mágicamente, es posible verlos todos conectados con un origen vital. Este origen son los valores morales y el carácter de una nación, nutridos con un espíritu fiel. Los valores morales de una nación hacen que sus individuos, del pasado al presente, compartan los mismos sentimientos y pensamientos, actúen con las mismas consideraciones, vivan las mismas emociones, luchen por los mismos valores y compitan para realizar los mismos ideales.

Existen otros factores que influyen en los individuos y las masas, pero ninguno se compara con las conexiones de una nación con sus raíces espirituales y esenciales. Los individuos que mantienen su vínculo con las dinámicas materiales y espirituales del pasado pueden alcanzar un fervor similar al de sus antepasados; pueden lograr hazañas heroicas como las del pasado y, sobre esa base, proponer una nueva forma de pensar y criterios completamente nuevos que pueden influir en el panorama social mundial.

El mundo está atravesando rápidos cambios y transformaciones. Mientras avanzamos hacia un futuro de revoluciones consecutivas, es tan importante como invitar a las personas a la fe, y quizás más, proteger el espíritu de la nación; guiar a individuos y masas hacia un entendimiento basado en la cautela y la calma; evitar ideas, tendencias y comportamientos que arrastren a las masas a arrebatos y provocaciones; y disuadir a cualquier grupo incendiario. En términos de sentimiento y pensamiento, las masas, que pueden pasar fácilmente del amor al odio, de la unión a la separación, y de la acción común a la dispersión, no deben ser empujadas hacia la prisa o la influencia de espíritus aventureros. Tampoco deben ser llevadas a nada que los denigre a ellos o a su colectividad. Su mirada debe estar constantemente dirigida hacia los representantes sinceros de la revelación divina y la tradición profética. En estos pilares iluminados de la conciencia colectiva, la humildad y la modestia prevalecen sobre la vanidad, el autosacrificio sobre el egoísmo y el bien social sobre los intereses personales.

Estos personajes modestos están tan comprometidos con el futuro de la sociedad como con su presente. A veces expresan heroicamente sus pensamientos, mientras que en otras ocasiones guardan silencio y soportan burlas e insultos inimaginables para proteger a las generaciones futuras. Encierran sus sentimientos y emociones intensas como magma en sus corazones y luego, como si nada hubiera pasado, continúan adelante. Estos espíritus sensibles actúan con un sentido de deber y el fervor de la adoración, sacrificando su propia alegría por la felicidad de los demás. No esperan el agradecimiento de nadie por sus acciones. Consideran que no acudir en ayuda de los necesitados es una falta y una deslealtad imperdonable, y siempre están dispuestos a ofrecer su ayuda sin vacilar.

Viven siempre con esperanza y evalúan constantemente las dinámicas materiales y espirituales de sus planes y proyectos, concebidos en base a sus esperanzas. Sus únicas expectativas son alcanzar un nivel de verdadera sinceridad en sus acciones y obtener la complacencia de Dios. Siempre consideran las recompensas y favores que reciben a cambio de su servicio y sufrimiento no deseados, ya sea como una prueba que podría hacerles perder en el Más Allá, o como un motivo de gratitud por las bendiciones de Dios. Tragándose sus miedos y expresando su alegría como un canto de confianza en Dios, viven y actúan con cautela.

Estas personas no son personajes que simplemente “se rinden”. Se someten (taslim) a su destino y confían sus asuntos a Dios (tafwid) solo después de hacer todo lo necesario (tawakkul). Son extremadamente sensibles a lo que sucede a su alrededor y son agudos y decididos en su indignación. No actúan en base a sus emociones, ni en asuntos mundanos ni en asuntos del otro mundo, y sopesan sus esfuerzos y movimientos con los mandamientos divinos. Tienen en cuenta los niveles de comprensión de las personas y toman decisiones en consecuencia. Al determinar el lugar y la posición de nuestra existencia en la naturaleza, se abstienen de comportamientos que podrían resultar en oposición a fenómenos y eventos y tratan de mantenerse en conformidad con las leyes de la creación.

Para avanzar con paso firme hacia el futuro iluminado que nutrimos con esperanza, considero de vital importancia los siguientes puntos, que podrían expresarse de manera más amplia:

– Las naciones, especialmente nuestros intelectuales, deben reconciliarse con el pasado.

– La dinámica histórica y la esencia espiritual de la nación deben ser consideradas antes de introducir proyectos y reformas futuros.

– Dichos proyectos y reformas no deben estar empañados por intereses políticos o personales.

– Es crucial proceder con cautela y preparación, conscientes de que pueden surgir complicaciones en estos esfuerzos. No se debe permitir que aquellos movidos por su fervor juvenil y sentido de aventura arruinen el proceso. Incluso cuando nuestro honor y orgullo se ven heridos, debemos moderar nuestras emociones con paciencia y estar dispuestos a soportar cualquier cosa por el bien de este noble objetivo.

– ¿Qué queremos construir? Esto debe decidirse primero si se va a destruir algo. Si se van a reemplazar cosas viejas, en ruinas y desactualizadas, solo debería ser para construir algo mejor en su lugar. Antes de destruir algo, se debe presentar un modelo de lo que se construirá.

– Las decisiones y acciones en cada trabajo deben nutrirse con conocimiento, sabiduría y cautela; la determinación y el esfuerzo deben apoyarse en la investigación y la capacidad, para que las construcciones no sean seguidas por destrucciones.

Artículo anterior
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS POPULARES