sábado, abril 20, 2024
InicioCienciasCiencia & TecnologíaCIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 3)

CIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 3)

LOS ABEJORROS APRENDEN Y ENSEÑAN NUEVAS LECCIONES

Bridges AD et al. Bumblebees acquire alternative puzzle-box solutions via social learning. PLOS Biology, marzo de 2023.

Un estudio reciente ha comprobado que los abejorros tienen la capacidad de aprender a resolver rompecabezas entre ellos, y este comportamiento puede propagarse rápidamente por toda una colonia, lo que revela una sorprendente capacidad social en estos modestos insectos. Los científicos diseñaron un tipo de rompecabezas con dos opciones que podían abrirse empujando una lengüeta roja en el sentido de las agujas del reloj o una lengüeta azul en sentido contrario, revelando una recompensa de azúcar.

Las abejas “demostradoras” fueron entrenadas para usar la lengüeta roja o azul, mientras las abejas “espectadoras” las observaban. Cuando llegó el turno de las “espectadoras” para resolver el rompecabezas, el 99% de las veces eligieron el mismo método que habían presenciado, incluso después de descubrir la opción alternativa. Por otro lado, el grupo de control, sin demostradoras, tuvo mucho menos éxito en abrir las cajas del rompecabezas. Por ejemplo, las abejas “espectadoras” con demostradoras lograron abrir 28 cajas en un día, mientras que el grupo de control solo pudo abrir 1 caja. Una vez que los abejorros “demostradores” aprenden a abrir las tapas, los investigadores los liberan en colonias con cientos de individuos. Después de 6 a 12 días, muchos otros abejorros ingenuos aprendieron el comportamiento de los “demostradores”.

Sin embargo, nuevos estudios sugieren que incluso los animales de tamaño reducido pueden innovar, enseñar y difundir nuevos conocimientos al resto de la colonia en respuesta a cambios ambientales.

Estos resultados demuestran que el aprendizaje social es la base de la transmisión de nuevos comportamientos de búsqueda de alimento en los abejorros. A menudo, la gente pasa por alto las complejas estructuras formadas por abejas, hormigas y avispas, atribuyéndolas a comportamientos instintivos.

EL ORIGEN DEL AGUA EN NUESTRO SISTEMA SOLAR

Tobin JJ et al. Deuterium-enriched water ties planet-forming disks to comets and protostars. Nature, marzo de 2023.

¿Alguna vez te has preguntado de dónde proviene el agua en la Tierra? La hipótesis actual sugiere que el agua se encontraba atrapada en cometas helados antes de depositarse en la superficie de nuestro planeta. Un estudio reciente ha revelado la presencia de agua gaseosa en el disco de una protoestrella en la constelación de Orión. Los expertos están entusiasmados con este descubrimiento, ya que esta estrella puede ayudar a explicar el origen del agua en la Tierra.

En este estudio, un equipo del Observatorio Europeo Austral utilizó el potente radiotelescopio ALMA para medir las firmas químicas del agua alrededor de V883 Orionis, una estrella en formación ubicada a unos 1300 años luz de distancia de la Tierra. Descubrieron que el agua gaseosa alrededor de V883 Orionis era sorprendentemente similar al agua encontrada en cometas cercanos a la Tierra, y que se mantuvo relativamente constante a lo largo de las etapas de formación del sistema solar: desde la protoestrella, pasando por el disco protoplanetario, hasta los cometas. Estos hallazgos y otros respaldan la idea de que el agua en nuestro sistema solar se formó hace miles de millones de años en el espacio interestelar, mucho antes de la existencia del Sol, los planetas y los cometas. Se cree que esta agua se incorporó directamente al sistema solar durante su formación, posiblemente en grandes cuerpos helados.

Así que la próxima vez que bebas agua o te laves las manos, tómate un momento para reflexionar sobre el hecho de que el agua que ves probablemente proviene de los oscuros espacios entre las estrellas, incluso antes de que la Tierra o el Sol existieran.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS POPULARES

LA ÉTICA PERSONAL

LOS CUADRADOS MÁGICOS

CIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 6)

¡PEDRO, SOY YO, TU PÁNCREAS!