sábado, abril 20, 2024
InicioHumanidadesEL EFECTO DUNNING-KRUGER: LA AUDACIA NACIDA DE LA IGNORANCIA

EL EFECTO DUNNING-KRUGER: LA AUDACIA NACIDA DE LA IGNORANCIA

“El corazón del necio está en la punta de su lengua, mientras que la lengua del sabio se halla en lo más profundo de su corazón«.

M. Fethullah Gülen [1]

A lo largo de la historia, diversos pensadores y sabios han coincidido en una perspectiva común sobre la interpretación de la sociedad y las personas, identificada durante mucho tiempo como la “audacia de la ignorancia”. Sin embargo, fue solo recientemente que dos profesores estadounidenses de psicología social, David Alan Dunning y Justin Kruger, abordaron científicamente este fenómeno.

Inspirados por la teoría de Charles Darwin, que postulaba que “la ignorancia aumenta la confianza en uno mismo más que el conocimiento verdadero”, Dunning y Kruger llevaron a cabo experimentos sociales. Estos involucraron la administración de pruebas en áreas como el humor, la gramática y la lógica, seguidas por la evaluación de los participantes sobre su propio rendimiento y estimaciones de respuestas correctas. Los resultados revelaron que aquellos con resultados deficientes en las pruebas tendían a sobrevalorar su desempeño, lo que los investigadores llamaron la “doble carga” de las personas no cualificadas. Esto se atribuyó a la incapacidad de evaluar correctamente sus propios conocimientos y experiencia, ya que, según Dunning y Kruger, “no estaban cualificados y no sabían que carecían de competencia” [2].

Los hallazgos clave del estudio se resumen en cuatro puntos:

1. Las personas incompetentes tienden a sobrevalorar consistentemente sus propias capacidades.

2. No son conscientes del alcance de sus propias insuficiencias.

3. La falta de conciencia sobre sus limitaciones no les impulsa a mejorar sus conocimientos y habilidades.

4. Suelen subestimar las habilidades superiores de los demás.

Adicionalmente, el estudio reveló que aquellos con un mejor rendimiento eran más humildes, subestimando sus propios conocimientos y habilidades [3].

El efecto Dunning-Kruger presenta dos caras: la exageración de las capacidades por parte de personas no cualificadas y la tendencia de los verdaderos expertos a mostrar humildad y minimizar sus conocimientos y habilidades [4].

La psicología humana, al ser un campo de estudio más complejo y sujeto a una variedad significativa de variables, presenta desafíos únicos en comparación con las ciencias positivas, donde los experimentos se centran en parámetros mensurables. La investigación en psicología requiere un enfoque más amplio y la eliminación de factores que podrían afectar los resultados, utilizando criterios objetivos.

Un ejemplo de aplicación del efecto Dunning-Kruger se evidenció en un estudio realizado en estudiantes de aviación de la Universidad del Sur de Illinois. Este estudio evaluó a los estudiantes en conocimientos de gramática y habilidades de pilotaje. Los resultados respaldaron el efecto Dunning-Kruger, revelando que los estudiantes con calificaciones más bajas tendían a sobreestimar sus capacidades, mientras que aquellos con calificaciones más altas las subestimaban [5].

En otra investigación realizada en 2018, que exploraba el desarrollo del exceso de confianza en recién contratados, se observó que aquellos que inicialmente mostraban humildad al ser contratados exhibían una autoconfianza significativamente superior a su desempeño con poca experiencia. A medida que adquirían más experiencia, se observó una disminución inicial en su autoconfianza, seguida de un posterior aumento proporcional a su rendimiento [6].

En el año 2021, se llevó a cabo un estudio que buscaba respaldar la existencia del efecto Dunning-Kruger mediante el uso de electroencefalografía (EEG), una técnica que registra las señales eléctricas del cerebro. Los participantes ubicados en el cuartil inferior tendieron a sobreestimar su posición percentil, mientras que aquellos en el cuartil superior subestimaron sus puntuaciones reales. Durante el experimento, que también incluyó la medición de los tiempos de reacción de ambos grupos, se observó que los participantes del cuartil inferior reaccionaban más rápidamente, en contraste con los del cuartil superior, que lo hacían de manera más lenta. Además, se identificaron procesos mentales distintos en los cerebros de estos dos grupos durante la evaluación [7].

En otro estudio reciente, se confirmó la presencia del efecto Dunning-Kruger en el contexto de la pandemia de COVID-19. La investigación encuestó a 2,487 participantes, indagando sobre su nivel educativo, fuentes de información relacionadas con el COVID-19 y su conocimiento sobre el tema. Al final, se les pidió a los participantes que estimaran cuántas preguntas podrían haber respondido correctamente. Aquellos con un rendimiento inferior tendieron a sobrevalorar significativamente su capacidad en comparación con su nivel real de conocimiento, superando considerablemente la media general. Además, se observó que este grupo tenía un nivel educativo inferior en comparación con otros participantes y mostraba preferencia por las redes sociales y los medios de comunicación como sus fuentes de información [8].

Cuando una persona afectada por el efecto Dunning-Kruger toma conciencia de su ignorancia y busca adquirir conocimientos y experiencia, puede superar los efectos negativos del fenómeno. Este proceso se caracteriza por cuatro etapas principales de autoconfianza:

Incompetencia inconsciente: En esta etapa, el efecto Dunning-Kruger alcanza su punto máximo. La persona tiende a ser pretenciosa respecto a sus conocimientos sobre un tema del que posee escasa información.

Incompetencia deliberada: Esta fase implica enfrentarse a la insuficiencia de los conocimientos actuales. Al darse cuenta de lo poco que realmente sabe, la confianza en sí misma disminuye. La creencia de “Lo sé todo” se transforma en “Hay mucho más de lo que sé”.

Competencia consciente: Aquí, la persona que ha experimentado la desesperación se esfuerza por mejorar su nivel de conocimientos y habilidades, progresando gradualmente. Desde la incompetencia deliberada, asciende hacia la competencia consciente, marcando el comienzo del verdadero aprendizaje.

Competencia inconsciente: Esta etapa no implica que la persona haya dominado todos los conocimientos. Ahora puede delinear claramente los límites de su comprensión sobre un tema específico. Es capaz de identificar lo que no sabe y trabaja activamente para mejorarlo. Aunque la confianza en sí misma aumenta nuevamente, también puede surgir una tendencia a la modestia [9].

CONCLUSIÓN

Este fenómeno, que siempre ha suscitado controversias, sigue siendo objeto de interés tanto para sus partidarios como para sus detractores, quienes continúan explorándolo mediante nuevas investigaciones. Actualmente, el efecto Dunning-Kruger no ha sido reconocido en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 5ª edición (DSM-5). Se le considera más como un fenómeno psicológico que como una condición patológica. No obstante, resulta desalentador observar lo visiblemente común que es este fenómeno en nuestra sociedad. Si reflexionamos al respecto, no es difícil identificar a personas influidas por el efecto DK en ámbitos como los negocios, la educación, la política, los deportes y las artes. Especialmente durante la pandemia del COVID-19, fuimos testigos lamentables de individuos con conocimientos limitados en el tema expresando opiniones en redes sociales y medios de comunicación, emitiendo juicios sin el respaldo de expertos.

En una entrevista, la Dra. Dunning señaló: “El principal error que cometen las personas con respecto al efecto Dunning-Kruger es quiénes son sus víctimas. En realidad, el efecto no tiene que ver con los demás, sino con nosotros mismos. La lección que debemos extraer es cuán humildes y precavidos debemos ser siempre con nosotros mismos”. El efecto Dunning-Kruger no solo afecta a personas ignorantes o inexpertas, sino que nos afecta a todos en relación con las cosas que aún nos quedan por aprender [10].

Desde una perspectiva diferente, “la ignorancia” ha sido una de las debilidades humanas más destacadas a lo largo de la historia, según los eruditos tradicionales. Fethullah Gülen explica que existen tres grados de ignorancia: la “simple ignorancia” cuando una persona no sabe; la “doble ignorancia” cuando no sabe que no sabe; y la “triple ignorancia” cuando cree que sabe, a pesar de no poseer tal conocimiento. Al respecto, Gülen mencionó: “La palabra árabe muq’aab significa ‘tridimensional’, y la ignorancia a este nivel es casi imposible de erradicar. Conduce a las personas a diversos engaños; a veces a tiranos, a veces a figuras como Yazid ibn Muawiya o Hajjaj ibn Yusuf, y a veces a un Führer, por todos los caminos menos el recto” [11].

Bediuzzaman Said Nursi también destaca la conexión entre el conocimiento y la humildad: “En el conjunto de la sociedad, todo el mundo tiene una ventana, conocida como rango, a través de la cual ver y ser visto. Si la ventana es más alta que la estatura de una persona crecerá más por arrogancia, pero si es más baja, se inclinará por modestia para ver y ser visto a ese nivel. La medida de la grandeza en el hombre es la pequeñez, es decir, la modestia. La escala de la pequeñez es la grandeza, es decir, la arrogancia” [12].

REFERENCIAS

  1. M. Fethullah Gülen, Ölçü veya Yoldaki Işıklar, [Perlas de la sabiduría] Estambul: Nil Yayınları, 2011, pág. 126.
  2. J. Kruger, D. Dunning, “Unskilled and unaware of it: how difficulties in recognizing one’s own incompetence lead to inflated self-assessments”, Journal of Personality and Social Psychology, 1999; 77:1121–1134.
  3. Brian Duignan, “Dunning-Kruger effect”, www.britannica.com/science/Dunning-Kruger-effect
  4. Jochen Mai, “Dunning-Kruger-Effekt: 4 Phasen der Selbstüberschätzung”, karrierebibel.de/dunning-kruger-effekt
  5. S. R. Pavel et al. “The Dunning-Kruger Effect and SIUC University’s Aviation Students”, Journal of Aviation Technology and Engineering, 2013, págs. 125–129.
  6. C. Sanchez, D. Dunning, “Overconfidence among beginners: Is a little learning a dangerous thing?”, Journal of Personality and Social Psychology, 2018; 114(1), 10–28.
  7. A. Muller et al. “Neural correlates of the Dunning-Kruger effect.”, Eur J Neurosci, enero 2021; 53(2): 460–484.
  8. A. Claessens et al. “Self-Illusion and Medical Expertise in the Era of COVID-19”, Open Forum Infectious Diseases, abril 2021, 8/4.
  9. Joshua Render, “The Dunning-Kruger Effect”, agile-mercurial.com/2019/07/12/the-dunning-kruger-effect
  10. Jonathan Jarry, “The Dunning-Kruger Effect Is Probably Not Real”, www.mcgill.ca/oss/article/critical-thinking/dunning-kruger-effect-probably-not-real
  11. M. Fethullah Gülen, “Sevgi İksiri ve İmanın Tadı”, 1/10/2015, www.herkul.org/herkul-nagme/485-nagme-sevgi-iksiri-ve-imanin-tadi/
  12. Bediüzzaman Said Nursi, Mektubat, [Las Cartas] Estambul: Şahdamar Yayınları, 2010, pág. 536.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS POPULARES

LA ÉTICA PERSONAL

LOS CUADRADOS MÁGICOS

CIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 6)

¡PEDRO, SOY YO, TU PÁNCREAS!