domingo, mayo 26, 2024
InicioHumanidadesEducaciónEL CIBERACOSO Y LA CIUDADANÍA DIGITAL

EL CIBERACOSO Y LA CIUDADANÍA DIGITAL

Las escuelas son lugares de aprendizaje y desarrollo, pero no están libres de conflictos. En los recintos escolares se producen a diario actos de violencia, acoso y otros incidentes conflictivos entre los alumnos, que obligan a intervenir a profesores, administraciones y padres. Las escuelas, durante la cuarentena, han sido cerradas debido a los cierres impuestos por los gobiernos a causa de la propagación del Coronavirus, deteniendo así temporalmente el acoso tradicional. Sin embargo, el ciberacoso sigue siendo un problema y ha sido uno de los que más ha crecido entre la última generación de estudiantes.[1] La facilidad de acceso a los teléfonos inteligentes y a los ordenadores, junto con una educación inadecuada y generalizada sobre las mejores prácticas de seguridad en Internet y en las redes sociales, ha hecho que el ciberacoso crezca también entre los jóvenes y los adultos.

Los casos de ciberacoso a menudo requieren que los directores se involucren directamente para resolver con éxito los conflictos. Las decisiones tomadas por los administradores escolares pueden afectar al futuro de los alumnos, tanto psicológica como físicamente, por lo que deben abstenerse de emitir juicios erróneos o sesgados que puedan inducir a error al personal escolar y a los alumnos. Aunque la tecnología se ha convertido en una parte importante del aprendizaje y la enseñanza en los colegios, no todos los consejos escolares tienen políticas específicas y claras sobre la seguridad en Internet y los comportamientos aceptables en línea para alumnos y profesores.[2] Tras el aumento de los informes y la concienciación de los medios de comunicación sobre el acoso y el ciberacoso, los distritos y los consejos escolares han empezado a cambiar la naturaleza de la política escolar sobre el acoso.[3]

El ciberacoso es cada vez más frecuente que el acoso tradicional, ya que es mucho más fácil de realizar.[4] Los acosadores también pueden estar motivados para actuar de forma aún más cruel en línea que en persona, ya que hay mucho menos riesgo de confrontación física. Los estudiantes que no pueden acosar físicamente pueden convertirse fácilmente en ciberacosadores utilizando las plataformas online para herir los sentimientos de los demás y dañar su reputación.[5]

El ciberacoso es un tipo de ataque planificado que puede ser realizado por individuos o por un grupo de personas de forma similar al acoso tradicional.[6] El ciberacoso es un tipo de intimidación que suele implicar el envío de mensajes de texto hirientes, la difusión de rumores a través de las redes sociales, la creación de páginas web y perfiles falsos para burlarse de la gente, la toma de fotos privadas en el dormitorio, el baño y su publicación en línea. Estos mensajes hirientes y degradantes pueden difundirse rápidamente en línea entre grupos de amigos y grados, y pueden influir en la percepción que otras personas tienen de un compañero.[7]

Amanda Todd era una adolescente de la Columbia Británica, Canadá. Empezó a utilizar los portales de las redes sociales y las salas de videochat cuando estaba en 7º curso para conocer gente nueva. Una de las personas que conoció en Internet la convenció para que expusiera partes de su cuerpo ante la cámara. Esta persona utilizó entonces esas fotos para chantajear a Amanda y empezó a difundirlas en las redes sociales. Amanda tuvo que cambiar de colegio a menudo por este asunto y cada vez que se cambiaba de colegio la persona que publicaba sus imágenes se convertía en su amigo. Finalmente, publicó un vídeo en Internet titulado “Mi historia: Lucha, acoso, suicidio y autolesión”, en el que utilizaba fichas para hablar de sus experiencias de chantaje y acoso. Se ahorcó el 10 de octubre de 2012, un mes después de publicar el vídeo.

Menos de una semana después de la muerte de Amanda, los legisladores anunciaron que iniciarían un movimiento para sentar las bases de una estrategia nacional de prevención del acoso. El ciberacoso está ahora tipificado como delito en el Código Penal de Canadá. Compartir imágenes íntimas de una persona sin su consentimiento es un delito. La condena puede tener consecuencias legales muy graves, incluyendo hasta 5 años de cárcel. Todos los dispositivos utilizados en el delito pueden ser incautados, y el autor puede ser condenado a reembolsar a la víctima los gastos que puedan derivarse de la eliminación de las imágenes íntimas de Internet o de cualquier otro lugar.

Los consejos escolares y los administradores tienen que crear entornos de aprendizaje seguros y colaborativos, al tiempo que desarrollan estrategias para prevenir los comportamientos nocivos y la violencia entre los estudiantes. Los requisitos de las políticas son muy generales y no proporcionan una orientación específica a los administradores escolares. La mayoría de las políticas elaboradas por los consejos escolares se centran en la información general, el código de conducta de los alumnos y las consecuencias reactivas, como la expulsión o la suspensión. No se han hecho suficientes esfuerzos para desarrollar políticas que funcionen para prevenir el ciberacoso en primer lugar. El desarrollo de estrategias integrales de prevención e intervención contra el ciberacoso es un factor clave para que las políticas escolares sean eficaces. Hasta la fecha, no se han realizado suficientes esfuerzos integrales para educar a los estudiantes y a los padres sobre la seguridad en Internet y las expectativas de la ciudadanía digital. 

Los padres deben ser conscientes de lo que ocurre en las plataformas de redes sociales. Existe una gran brecha de conocimiento, comprensión y entendimiento entre la generación actual y sus padres con respecto a Internet y sus diferentes redes sociales. La mayoría de los padres no tienen ni idea de cómo y para qué usan sus hijos sus teléfonos móviles y dispositivos electrónicos y tienen aún menos idea de comprobar el uso que hacen sus hijos de los dispositivos. Los padres deben prestar atención a las actividades en línea de sus hijos y comprobar los sitios web o las aplicaciones que utilizan en sus teléfonos u ordenadores.[8] También se recomienda que los padres asistan al menos a una sesión de formación sobre la seguridad en Internet y el uso de los portales de las redes sociales, ya sea presencial u online, impartida por el distrito escolar. Para ello, los centros escolares deben formar a los padres mediante presentaciones, vídeos o invitando a ponentes a lo largo del año y animarlos a asistir a las asambleas del centro o a realizar breves cursos en línea cada año. Tras completar el curso o asistir a la presentación, las escuelas deben presentar el certificado de finalización a cada participante. Los avisos deben seguir a lo largo del año para proporcionar un apoyo continuo a los padres. Mantener un registro de asistencia ayudará a los administradores de los centros escolares a hacer un seguimiento e identificar la prevalencia de los problemas de ciberacoso entre los hijos de aquellos padres que sí asistieron y comparar esos datos con los de los alumnos cuyos padres no asistieron. Para animar a otros padres, los comentarios y las reflexiones de los padres que participaron deberían publicarse en el sitio web de la escuela, en los tablones de anuncios y en las cartas a los padres.

El programa de prevención e intervención más eficaz consiste en educar a nuestros alumnos mediante un plan de estudios establecido sobre seguridad en Internet y ciudadanía digital.[9] Un ciudadano digital es alguien que sabe leer y escribir y que está al día sobre el uso adecuado de Internet y las mejores prácticas. Muchos estudiantes creen que es casi imposible prevenir el ciberacoso debido a lo fácil que es perpetuarlo, sin embargo, los estudiantes necesitan un mayor conocimiento de las estrategias y recursos disponibles. Los programas de Ciudadanía Digital deberían implementarse en todas las escuelas de cada distrito y deberían abarcarse desde el jardín de infancia hasta el último año como un curso semestral o anual obligatorio. Educar a nuestros alumnos desde una edad temprana ayudará a prevenir, o al menos a disminuir, los problemas de ciberacoso cuando pasen a los cursos superiores. Como parte del programa, los distritos deberían organizar concursos anuales sobre la lucha contra el ciberacoso, debates y paneles informativos para los estudiantes a través de asambleas continuas. Los distritos deberían establecer una buena asociación con los departamentos y organismos locales encargados de hacer cumplir la ley para establecer programas educativos con ellos, incluyendo oradores invitados especiales sobre temas de anti-acoso cibernético.

Por otro lado, las escuelas deberían enviar folletos educativos sobre estos programas a los hogares de los alumnos. Los profesores de informática y los departamentos de Tecnología e Información (TI) deberían comunicar a los alumnos y a los profesores las expectativas y los usos adecuados de la tecnología. Para poder realizar un esfuerzo en todo el distrito, todos los profesores deberían incluir las mismas expectativas de ciudadanía digital en su programa de estudios, que debe ser firmado por los padres. Dado que tiene que haber un esfuerzo holístico para implementar este programa con éxito, las comunidades y los medios de comunicación deben ser incluidos en estos programas. Los distritos escolares deberían ponerse en contacto con los medios de comunicación locales y nacionales para que informen sobre el programa y su eficacia.[10]

Todos estos esfuerzos mencionados ayudarán a prevenir el ciberacoso en cierto punto. Los gobiernos deberían utilizar su influencia, de forma similar a como lo ha hecho Canadá, para desalentar el ciberacoso y otros comportamientos maliciosos en línea. Las empresas de redes sociales deberían desarrollar políticas y procedimientos que protejan o eliminen la información privada de las redes sociales en casos de ciberacoso o de contenidos publicados sin consentimiento.[11]

Debería haber un consenso internacional entre los países para proteger los derechos humanos en línea, lo que requerirá que las empresas de redes sociales creen normas universales para todos los grupos de edad de los usuarios, ya que el ciberacoso es un problema mundial. Los organismos gubernamentales deberían colaborar con las empresas de redes sociales para preparar folletos y carteles educativos sobre cómo los usuarios pueden modificar sus políticas de privacidad, junto con técnicas de prevención del ciberacoso, y enviarlos a los hogares y a las escuelas para que se coloquen en los tablones de anuncios y en los vestíbulos, junto con una lista de las aplicaciones más famosas utilizadas entre los estudiantes.  

Referencias

1. Raskauskas, J. & Stoltz, A. D. (2007). Involvement in traditional and electronic bullying among adolescents. Developmental Psychology, 43, 564-575.

2. Nosworthy, N., & Rinaldi, C. (2012). A Review of School Board Cyberbullying Policies in Alberta. Alberta Journal Of Educational Research58(4), 509-525.

3. Samara, M., & Smith, P. K. (2008). How Schools Tackle Bullying, and the Use of Whole School Policies: Changes over the Last Decade. Educational Psychology, 28(6), 663 -676.

4. Hinduja, S. & Patchin, J. W. (2009). Bullying beyond the schoolyard: Preventing and responding to cyberbullying. Thousand Oaks, CA: Corwin Press.

5. Simmons, K. D., & Bynum, Y. P. (2014). Cyberbullying: Six Things Administrators Can Do. Education, 134(4), 452-456.

6. Werner, N. E., Bumpus, M. F., & Rock, D. (2010). Involvement in internet aggression during early adolescence. Journal of Youth and Adolescence, 39(6), 607-619. doi:10.1007/s10964-009-9419-7

7. Shariff, S. & Churchill, A. H. (2010). Truths and myths about cyberbullying: International perspectives on stakeholder responsibility and children’s safety. New York: Peter Lang.

8. Patchin, J.W & Hinduja, S. (2012). Cyberbullying: An update and synthesis of the research en J.W.Patchin & s. Hinduja (Eds.) Cyberbullying Prevention and response: Expert Perspectives (pp.13-35). New York: Routledge.

9. Patchin, J.W & Hinduja, S. (2012). Cyberbullying: An update and synthesis of the research en J.W.Patchin & s. Hinduja (Eds.) Cyberbullying Prevention and response: Expert Perspectives (págs.13-35). New York: Routledge.

10. Simmons, K. D., & Bynum, Y. P. (2014). Cyberbullying: Six Things Administrators Can Do. Education134(4), 452-456.

11. Representative for Children and Youth (2015). Cyberbullying: Empowering children and youth to be safe online and responsible digital citizenship. https://www.rcybc.ca/sites/default/files/documents/pdf/reports_publications/rcy_cyberbullying-web.pdf

Artículo anterior
Artículo siguiente
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS POPULARES

LA ÉTICA PERSONAL

LOS CUADRADOS MÁGICOS

CIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 6)

¡PEDRO, SOY YO, TU PÁNCREAS!