LA TIERRA

0
506
La tierra tiene un contenido mágico y una estructura interna.

En su capacidad de manifestar los Nombres Divinos y los numerosos deberes que se le asignan, la tierra es tan digna como todos los cielos. Cada vez que la corteza exterior de la tierra entra en contacto con la atmósfera, se somete a un misterioso proceso de formación, capa tras capa, para abrazar cálidamente a las plantas y los animales para que puedan existir y sobrevivir. La tierra es próspera, ya que alberga miles de millones de vidas en un solo miligramo de su masa. Es magnánima, ya que alberga toneladas de bacterias, insectos diminutos y gusanos que penetran constantemente en ella para cumplir con sus funciones. Es un espejo de innumerables manifestaciones divinas, un magnífico banco de trabajo y un fascinante laboratorio de química y biología.

Se puede decir, pues, que la tierra es el bien más valioso y la parte más mágica de todo el universo, en particular de nuestro planeta. El aire, el agua y la luz, por así decirlo, se sostienen con ella y existen para ella. Por eso, este elemento «terrenal» pero «significativo más allá de los cielos», en cuyo abrazo surgimos y crecemos nosotros y millones de otros seres, se menciona con bastante frecuencia en el Sagrado Corán. Se le considera prácticamente igual a todos los cielos, se le glorifica como nuestro origen y se le presenta a nuestra atención como un puente, un puerto, una plataforma de lanzamiento que conduce a los mundos del Más Allá. Entre las líneas de los versículos, se recuerda el conocimiento, la sabiduría y la bendición y el favor de Dios:

“Y tras haber extendido la Tierra (para ser habitada). De esta hizo brotar sus aguas y su vegetación; y las montañas Él ha fijado.” (an-Nazi’at, 30-32)

Muchos versículos del Corán nos recuerdan la relación entre la tierra y la atmósfera, la disposición precisa de las capas de la corteza terrestre que les permite conservar el agua en su interior, luego el vertido de esa agua según un orden y un equilibrio determinados, la formación de esa agua en ríos, el riego de viñedos y jardines con esos ríos y, finalmente, la vaporización de todas esas fuentes de agua para que vuelvan a estar listas para el servicio.

La tierra muestra un cuidado y una diligencia especiales en cuanto a su contenido y riqueza, y se ha convertido en un lugar de alegría a través de la vida y se ha hecho valiosa más allá de todo, especialmente a través de la vida humana. Esto puede considerarse como el más significativo de los acontecimientos y sucesos de nuestro mundo, de hecho, de todo el universo. Aun así, estos rasgos y el sistema de orden y sabiduría, equilibrio y ayuda divina que encarnan estos rasgos no han sido comprendidos en su totalidad, pero Dios Todopoderoso, en Su declaración intemporal, siempre enfatiza estos rasgos y sus diferentes dimensiones, y nos recuerda a nosotros y a otros seres conscientes sus profundas e interminables bondades. Él abre puertas en nuestro mundo de reflexión y contemplación, puertas a la existencia y a lo que está más allá del velo de la existencia, llevándonos a pasear por el entorno pacífico y próspero de la creencia y la satisfacción. “Él es Quien ha extendido la Tierra y ha ubicado en ella sólidas montañas y ríos y de cada clase de fruto ha creado su pareja. Cubre el día con la noche. Sin duda alguna, en ello se dan signos (manifestando la verdad) para una gente que reflexiona.” (ar-Ra’d, 3).

Es posible señalar muchos más versículos del Sagrado Corán en los que se expresan estas características en diferentes estilos y maneras. Casi todos estos versículos nos muestran que para que el mundo sea un lugar adecuado y conveniente para la vida humana, la tierra ha tenido que sufrir constantes cambios y transformaciones. El Infinitamente Poderoso bendijo con alegría cada una de las diferentes fases de este largo proceso con seres vivos de todo tipo de especies que habitan la tierra. Manifestó Sus Atributos Divinos de conocimiento (‘ilm), libre albedrío (irada) y vida (haya) para convertir los ríos y mares en cascadas de vida, y específicamente convirtió la capa de tierra, tanto debajo como encima del suelo, en un lugar de exposición y reunión para todos los seres vivos.

La tierra tiene un contenido mágico y una estructura interna. Es posible verla como un único ser vivo, o como un laboratorio de química o biología vivo. De hecho, la tierra es el punto de convergencia y cohesión entre el aire, el agua y la luz. Es el operador y la línea central a través de la cual todos ellos son transportados hasta nosotros de forma útil y gratificante. Y, por último, es una fábrica de transformación en la que todo se convierte en una sustancia útil y se nos presenta para nuestro beneficio y disfrute. En este sentido, podemos verlo como el punto central de todo lo demás: la parte más vital de la vida. Los gases y la lava, los elementos fundacionales del planeta, alcanzaron su primera fase de perfección al convertirse en tierra y completaron su ascensión natural transformándose en ella. Al final de ese proceso, el camino que lleva al ser humano comenzó con la tierra, terminó con la tierra y, al alcanzar un estado por encima de la tierra, convirtió al ser humano en un ser celestial.

Con sus coloridas praderas y prados, sus jardines y viñedos, sus montañas y colinas que hacen temblar, y sus mares y ríos que envían una ola de asombro a nuestros corazones, la tierra nos ha recordado casi siempre los cielos de los que hemos estado separados y ha sido siempre una fuente de consuelo frente a la apasionada añoranza de nuestros corazones por su verdadero hogar. Mirando sus rasgos, siempre nos hemos entristecido, recordando los cielos que perdimos, y, al mismo tiempo, hemos encontrado consuelo en ella, pensando en los jardines y viñedos del Más Allá, que la encantadora belleza de la tierra trae a nuestra mente.

La tierra que cubre la faz de nuestro mundo ha tardado millones de años en llegar a su estado actual en manos del Todopoderoso. Han hecho falta millones de años para que se adorne con una cubierta de vegetación y plantas, para que se llene de la alegría de los seres vivos. A través de los seres humanos, la tierra se ha convertido en algo que se siente, la vida en ella se experimenta de verdad, compartiendo con nosotros todo lo que posee.

Hoy en día, justo cuando ha alcanzado la consistencia adecuada para reflejar la grandeza de los cielos, me pregunto si los que están poniendo patas arriba sus equilibrios y destruyendo su armonía son conscientes de que están destruyendo el resultado de un proceso que ha durado miles de millones de años, miles de años de manifestación de la Divinidad. La destrucción ha alcanzado una etapa más allá de la imaginación, y con la eliminación de ciertos elementos importantes de la faz de la tierra, se ha alterado el equilibrio entre los elementos vivos y no vivos que quedaron. Una vez más, la “madre tierra” se ha enfrentado a la traición de sus propios hijos.

En efecto, el hecho de que se haya alterado el equilibrio general mediante la extinción de determinadas especies vivas y no vivas -ya sea intencionada, debida a la inevitabilidad económica o causada por la ignorancia- es una traición absoluta al mundo en el que hemos nacido y crecido. No es más que convertir nuestro propio refugio en un lugar en el que no podemos sostener nuestras vidas. Tarde o temprano, las leyes de la creación responderán a esta traición y ciertamente nos castigarán por esta atrocidad. Nos castigará y se apartará completamente de nosotros, y, vivos o no, todos los seres recibirán su parte de este resentimiento. La atmósfera se debilitará debido a los gases nocivos. Lluvias de ácido caerán de los cielos en lugar de la misericordia y la abundancia, y cuando la lluvia caiga barrerá la tierra que tenga delante y la arrojará a los mares. La vegetación y las plantas se dispersarán de un lado a otro con las ráfagas del otoño, llevándose con ellas todas nuestras expectativas de primavera. Y nuestra Tierra, siempre más compasiva que una madre, se dejará llevar, convirtiéndose en un desierto infernal y enviando a sus hijos de un lado a otro como si temblaran por un golpe del cuerno de Israfil.

Por naturaleza, la tierra, que se encuentra hombro con hombro con el aire y está encerrada en un estrecho abrazo con el agua, siempre, como parte de su deber, nos ha acogido como una madre. Con sus praderas y sus campos, sus jardines y sus viñedos, sus arroyos plateados y sus pastos dorados, ha permanecido con la fuerza de un padre frente a nuestros errores, y es una fuente de vida tan cálida, fiel y sincera que ha mantenido vivos los pensamientos del Paraíso que una vez perdimos. Aquellos que no han visto el hecho de que la tierra es en realidad un oficial de guardia listo a nuestra disposición con firme lealtad, la han asociado con una especie de misterio y magia más allá de lo que realmente posee. Al igual que los pueblos de la cuenca del Ganges han santificado el río Ganges, y los pueblos del Amazonas han considerado sagrado el Amazonas, y ciertos nativos de Canadá han asociado el Niágara con ciertas características divinas, han aceptado que la tierra tiene el poder de crear.

Tanto nuestro mundo como la capa de tierra que lo cubre no son más que espejos de las manifestaciones Divinas, y el brillo que presenciamos en ellos son la encarnación de las posibilidades Divinas. Según Bediuzzaman, al igual que la Tierra es el corazón del universo, el elemento tierra es el corazón de nuestro mundo. La tierra es el símbolo de los caminos que conducen al ser humano a las metas más grandiosas, caminos como la modestia y la humildad. De hecho, cuando se compara con el más alto de los cielos, la tierra es un camino más directo para llegar a Aquel que ha creado esos cielos: porque la tierra es el fundamento más apropiado, más conveniente para las manifestaciones de los Nombres Divinos Hayy y Qayyum (Aquel que da la vida y la sostiene) y para los signos del Señorío de Dios Todopoderoso en todo el universo y los acontecimientos que dan vueltas a la cabeza que se llevan a cabo a través de Su Poder Eterno. La superioridad de Dios Todopoderoso en la misericordia se manifiesta en el agua, y Su superioridad en la vida y en dar vida se manifiesta en la tierra, y la tierra es el espejo más brillante, más lúcido para toda manifestación de la Divinidad.

Cuanto más encantador y agradable sea el espejo sostenido ante una sustancia opaca, más visibles serán las formas que se formen en ese espejo. Cuanto más opaco sea el espejo sostenido a un ser celestial y agraciado, más brillante será el reflejo de las manifestaciones de los Nombres Divinos. Por ejemplo, en el aire sólo es visible un débil resplandor de la luz del sol; en el espejo del agua, sin embargo, hay un reflejo aún más brillante. Cuando la tierra refleja la luz, uno puede ser testigo de los siete colores diferentes de la luz solar.

A pesar de su profundo contenido y riqueza, la tierra, o el suelo, siempre ha sido un signo de humildad y modestia, y sus labios siempre han estado en la planta de nuestros pies. Hay quienes sienten la humildad y la modestia de la tierra en sus propias almas y conectan sus pies y su cabeza en el mismo punto, formando una especie de círculo; la tierra les besa en la frente y deja que sus almas se llenen de los secretos de estar cerca de la Verdad Absoluta y Leal. Susurra estas frases poéticas a quienes desean convertir sus corazones en jardines de rosas: Sed como la tierra para que podáis cultivar rosas, pues no es posible que otra cosa que no sea la tierra nutra verdaderamente las rosas.

Ojalá se acerquen los días en que un soplo de aire fresco abrace nuestras almas; en que los árboles, los seres humanos, la tierra, el agua, el suelo y el cielo fluyan hacia nuestros corazones y nos lleven a una nueva boda con el Amado. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí