sábado, abril 20, 2024
InicioCreenciaArtículo principalPENSANDO EN LOS DÍAS CELESTIALES

PENSANDO EN LOS DÍAS CELESTIALES

Pensando en los días celestiales…

Días prometidos por los Profetas y soñados por los santos…

Días atestiguados por los testigos veraces del amanecer…

Al pensar en esos días, confiamos plenamente en el poder eterno del Sublime Creador y visualizamos un futuro con sus colores y forma verdaderos. Nuestras esperanzas renacen y nos sentimos elevados hacia los cielos que alguna vez perdimos, nuestras almas entrelazadas con el espíritu de la naturaleza y nuestros corazones estrechamente tejidos con la misericordia y el abrazo de la fe.

De hecho, los signos que emergen con cada nuevo amanecer anuncian que los años venideros serán más auténticos, más puros y brillantes que los días pasados. Siempre y cuando no encontremos vientos venenosos en nuestro camino y los amaneceres, cuyos signos ya han comenzado a surgir, no estén envueltos en el polvo y el humo de nuestras propias culpas, nuestra sociedad florecerá pronto, el mundo se llenará de encanto, la vida se volverá más mágica y la existencia en su totalidad mostrará una apariencia más divina. Estos serán lo que llamamos los «días de Dios», que emergen de vez en cuando en el ciclo de las recurrencias históricas: días excepcionales en los que esperamos que nuestras almas florezcan plenamente y nuestros corazones sientan el espíritu de la eternidad.

Es posible que algunos no estén de acuerdo, pero cuando observamos el pasado y el presente desde lo alto de las torres, sentimos como si estuviéramos viviendo esos días con nuestros propios ojos y oídos, como si estuviéramos inmersos en ellos. Lo que escuchamos son los ecos del renacimiento. Lo que vemos son las glorias de nuestras civilizaciones bordadas en el lienzo del pasado. Somos testigos de cómo nos recompusimos y recuperamos nuestra autoestima. Presenciamos un período de tiempo mágico que estalla en colores al encontrarnos en medio de asuntos globales debatidos y sopesados por todas las naciones. Percibimos la delicadeza del aire, las inspiraciones y las maravillas de ese período, o tal vez los sentimientos de fe, esperanza, perseverancia e intuición que se filtran en nuestros corazones y se manifiestan como entusiasmo.

Pensemos en la primavera: llega con colores, aromas, sabores y un calor únicos y especiales. Las rosas, todas las flores, el césped… depositan sus significados en nuestras almas y dejan su magnificencia a la apreciación de nuestros corazones. De manera similar, los días venideros, nutridos por nuestros sentimientos, pensamientos y comportamiento, nos presentan todos sus sabores y nos llevan a un viaje más allá de nuestra imaginación.

Junto con esta fe, esperanza y perseverancia, el presagio más poderoso de estos días celestiales es, sin duda, el dolor y el entusiasmo durante los días de sufrimiento. Ese sufrimiento es equivalente a aplastar una semilla en el corazón de la tierra, ayudándola a brotar y existir. El sufrimiento en estos días es la forma en que este tiempo será recordado y celebrado. De hecho, la alegría, el gozo y el deleite del futuro siempre serán recordados como un aire cálido, una luz viva y danzante, y un brote colorido que se abre con gracia, por encima y en contra del sufrimiento, la agonía y las dificultades del pasado. Lo recordaremos mientras nuestros corazones palpiten con su inmensidad.

Dado que podemos percibir en nuestras conciencias los indicios de un amanecer emergente para esa primavera, podemos, a partir de este momento, experimentarla en lo más profundo de nuestras almas como si ya hubiera llegado. Podemos contemplarla a través de las ventanas que se abren en nuestro corazón y recibirla con los brazos abiertos. Gracias a esta recepción, podemos superar los momentos más desgarradores y sobrevivir con alegría.

Este mundo resplandeciente es un espejo de colores que refleja los Nombres Divinos y se considera el pasillo misterioso que nos lleva al mundo eterno. Es posible que no podamos saborear todas sus bellezas ni permanecer aquí para siempre para experimentar sus momentos más magníficos. Sin embargo, podemos moldear nuestras vidas de acuerdo con nuestra fe y esperanza en la eternidad. Con nuestra fe y esperanza, podemos elevarnos en las alas del amor y la pasión, y experimentar cien, tal vez mil veces, la eternidad que una vez perdimos.

Gracias a ese estado espiritual y una mentalidad enfocada en la creencia en lo eterno, seremos capaces de sentir y experimentar muchas cosas: todas nuestras expectativas, nuestros ideales colectivos, las estrategias que nos llevarán a alcanzar esos ideales, la causa y el propósito que dedicamos nuestras vidas, la felicidad que siempre anhelamos y los placeres que perseguimos constantemente. Si podemos experimentar toda esta dicha en forma de hermosos paisajes y aguas celestiales que fluyen y se proyectan en las profundidades de nuestros corazones, ¿qué más podríamos desear? ¿Acaso no es mejor esta promesa de felicidad que los miles de bendiciones difusas que tenemos en este momento? Personalmente, creo que, si tuviéramos que renunciar a todos nuestros placeres y deleites actuales a cambio de la profunda dicha que surge en nuestros corazones y llena nuestras expectativas, sin duda valdría la pena.

De hecho, si aquellos que viven con el amor del Misericordioso y se esfuerzan por Su causa olvidaran todos los demás problemas y llenaran sus corazones con el deseo de unirse a Él, experimentarían el sentido de la eternidad en lo más profundo de su ser. Alcanzarían placeres inagotables del alma y dirían que una vida no es suficiente para abarcar tal deleite.

De igual manera, nuestro amor y fervor hacia Él, nuestra mirada que lo busca en todas partes y en todo momento, nuestra inclinación a mostrar compasión hacia lo que nos rodea a través de esa mirada, nuestro abrazo compasivo de todo a través de esta espiritualidad y nuestro amor con bondad son placeres tan profundos de la existencia humana que aquellos que los han experimentado una vez no desearán ningún otro placer en sus almas, aparte del anhelo de alcanzar el estado genuino de estos placeres en la eternidad.

Hoy en día, cuando nuestras vidas toman un rumbo diferente en comparación con épocas pasadas, el amor y el fervor que brotan de los corazones creyentes y el frenesí de avivamiento que se siente en cada alma van de la mano. Así, miles de personas en todos los valles están infundiendo vida a pensamientos petrificados con su aliento de llama, y el mundo se desliza hacia una atmósfera radiante de luz. Mientras estos alientos de Jadr1 sigan insuflando así, y el mundo siga su curso, todo corazón necesitado de luz verá, tarde o temprano, esos rostros luminosos y escuchará sus palabras penetrantes para el corazón. Al igual que las polillas que habitan en la oscuridad corren hacia la luz cuando la perciben, y como las flores que siempre se vuelven hacia el sol, correrán hacia esta luz cuya fuente es tan antigua como la eternidad, pero que al mismo tiempo se renueva a través de las eras. Con el paso del tiempo, todos los corazones rebosarán de la misma emoción, todas las almas revivirán una vez más y el mundo se convertirá en un carnaval con las ventanas abiertas hacia los mundos del Más Allá.

En medio del silencio y la aprobación de millones de personas que los rodean o corren hacia ellos desde lejos, estos santos siempre proclamarán los sentimientos que han nutrido en sus corazones abiertos a la luz divina, no solo en su nombre, sino con un sentido efervescente y profundo de responsabilidad. Es como si expresaran esos sentimientos en nombre de todos los seres santos que han venido y se han ido y que aún están por venir, deseando hacer oír sus voces desde un tono más alto, gritando a pleno pulmón para anunciar los significados que brotan desde lo más profundo de sus almas, incluso a aquellos que yacen en sus tumbas.

De hecho, estas personas, que han despertado a la espiritualidad con su mundo interior en su totalidad y han encontrado satisfacción en los beneficios del reino espiritual, trascenderán incluso los sentimientos más rígidos, abrirán las cerraduras más oxidadas y ablandarán incluso los corazones más endurecidos. Lo harán a través de una característica derivada de la experiencia que emana de las voces que surgen de sus almas, del amor que fluye de sus palabras y de los sentimientos que desbordan desde sus reinos interiores. Ablandarán esos corazones y, a través de las melodías espirituales y profundas de lo divino, susurrarán la armonía de sus propias almas, las melodías de su amor y entusiasmo, y en nombre de toda la humanidad darán voz a su fe, esperanza, emoción, anhelo del hogar eterno y deseo de reunirse una vez más. Es como si cada llamada, cada giro, cada esperanza y oración por el futuro fuera una invitación a la eternidad, la expresión, la voz, la interpretación de las cosas que hasta hoy hemos querido decir y no hemos podido. Son las cosas que hemos deseado anunciar, pero no hemos podido, así como los asuntos que hemos dejado inconclusos.

Sin duda, las personas de aquellos tiempos se entenderán mutuamente con sentimientos más profundos que los nuestros. Se hablarán con voces trascendentes y expresarán el mismo amor y fervor, todos juntos. Después de todo, desde el pasado hasta el presente, en tiempos tan sagrados y divinos, siempre ha habido quienes han amado y quienes han sido amados. Durante esos tiempos, cuando los amantes eran todos Maynun2 y los amados eran todos Laila3, todo amor, belleza, fervor y orden eran solo sombras, habiendo pasado muchas cortinas de las sombras de la Belleza Eterna. Así, Él, la verdadera fuente de todo, era amado antes que cualquier otra cosa. Luego, en función de su grado, todo lo que seguía era amado, respirado, abrazado y santificado con Su sello. Los afortunados de tales épocas vivían sus vidas imbuidos del sentimiento de amar y ser amados, y al aceptar todas las dificultades como una escalera de caracol que debían ascender para alcanzar la dicha eterna, respiraban con alivio y consuelo. Y con el impulso de ciertas motivaciones, como el conocimiento de Dios, el amor y el fervor, despertados en los corazones, sus almas alzaban el vuelo, como si navegaran hacia la eternidad, y en un estado más allá del tiempo y el lugar, se parecían a Fuzuli, diciendo:

O, cuánto deseé yo, amante desconsolado, tener mil vidas,

Para poder sacrificar cada una de ellas por ti.

Después de cierto punto, las almas que se elevan por su propio poder y prosperidad, los sentimientos que ganan su libertad de expresión, la lógica y los juicios que ven la creación como mil y una puertas que conducen a Él, alcanzarán tal trascendencia que la materia dejará de erigirse como una barrera u obstáculo ante lo metafísico. Se purificará para volverse más clara y prácticamente se convertirá en un accesorio del sentido mismo.

Los sentimientos, pensamientos, esperanzas, expectativas, alegrías y consuelos que intentamos expresar son apenas unas gotas, como las gotas de agua en un océano, de una nueva era de luz en la que muchos de nuestros ideales se harán realidad. En efecto, la fe se profundizará a través del conocimiento y la sabiduría, el conocimiento se transformará en amor y fervor, y el amor y el entusiasmo se convertirán en deleites para el espíritu. Estas son solo unas pocas gotas que representan el vasto océano. Aunque el reino de los sueños pueda parecer lejano desde donde nos encontramos hoy y pueda parecer diferente de persona a persona según la habilidad y capacidad individual, no hay duda de que está emergiendo en el marco de un sentimiento y una comprensión colectivos. Que cada individuo se mantenga en esta formación de acuerdo con su propia percepción, comprensión y profundidad de corazón. Los días en los que la fe y la perseverancia convertirán lo imposible en posible, enderezarán las curvas, rebajarán las colinas y convertirán los caminos en avenidas… Esos días divinos están cerca.

Me parece que incluso las almas primitivas que han sido convertidas en seres superficiales por el pensamiento materialista, siempre y cuando no entreguen a su obstinación los valores humanistas que Dios les ha bendecido, comprenderán, en este período de fe, amor y fervor, el poder refrescante de conectarse con Dios. Se dejarán llevar por el impulso de esta formación colectiva y beberán estos días celestiales como el agua de la vida.

1 Jadr es aquel individuo que el Corán cita (18:60-82), con quien el profeta Moisés, la paz sea con él, realizó un viaje para aprender en cierta medida el reino espiritual de la existencia y la naturaleza de los actos de Dios en ello. Es controvertido el hecho de su condición como Profeta o tan sólo como santo con una misión especial. Se cree que goza del grado de vida en donde una persona no siente necesidad alguna de los requerimientos de la vida humana normal. (Notal del editor.)

2-3 Layla y Maynun son dos figuras legendarias que se amaron el uno al otro profundamente. (Notal del editor.)

Artículo anterior
Artículo siguiente
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS POPULARES

LA ÉTICA PERSONAL

LOS CUADRADOS MÁGICOS

CIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 6)

¡PEDRO, SOY YO, TU PÁNCREAS!