sábado, abril 20, 2024
InicioCiencias¡PEDRO, SOY YO, TU ESTÓMAGO!

¡PEDRO, SOY YO, TU ESTÓMAGO!

Mi querido Pedro:

Mientras tu corazón te hablaba antes, (y es posible que hayas sentido cierta incomodidad al respecto), quiero destacar que lo hacía con tu bienestar en mente. No solamente te ofrecía consejos valiosos sobre tu salud, sino que también te instaba a reflexionar sobre el verdadero Dueño de tu corazón, Quien te lo ha otorgado como un preciado regalo. Permíteme expresar mi satisfacción por esta conexión y considero que ahora es mi turno de entablar una conversación contigo. Si puedes dedicarme unos minutos de tu tiempo y atención, tengo la esperanza de que esta charla resulte enriquecedora tanto a nivel espiritual como emocional para ti. 

Soy tu estómago, y ocupo un lugar bajo la cavidad de tu pecho. El Creador nos ha provisto de una membrana separadora entre mí y mis vecinos, el corazón y los pulmones, para evitar que nos causemos daño mutuamente. Aunque puedo oírlos, no puedo verlos, ya que están protegidos por la caja torácica debido a su mayor sensibilidad. Sin embargo, esto no implica que carezca de protección. Nuestro Señor nos ha diseñado de manera sumamente precisa. Si estuviera cubierto por huesos, te sería extremadamente complicado comer y beber, y tendrías que consumir pequeñas porciones a lo largo del día, ya que no podrías almacenar lo que ingieres. En cambio, al estar situado en la cavidad abdominal y contar con paredes flexibles, tengo la capacidad de retener todo lo que consumes hasta que se complete su proceso de digestión. Esto significa que no necesitas preocuparte por comer en exceso y puedes disponer de tiempo libre para otras actividades. 

Mi apariencia podría parecer simple, como la de un caldero común, y es comprensible que, a primera vista, subestimes mi importancia. Algunos me llaman “órgano en forma de saco”, un término poco elegante, pero te aseguro que mi función es fundamental. Pregunta a aquellos que sufren de úlceras o cáncer de estómago, y comprenderás la relevancia de mi papel. Dios no lo quiera, pero si llegara a dejar de funcionar, la vida se tornaría un verdadero infierno. Cada gota que bebes o gramo de comida que consumes se convertiría en un veneno, y todos los placeres del mundo desaparecerían. 

Mis paredes, que se asemejan a una bolsa, están compuestas por cuatro capas de un tejido especial. La capa más externa está formada por un tejido resistente, seguido de capas de músculo dispuestas en direcciones vertical y horizontal, formando una trama diagonal. Bajo estas capas se encuentra un tejido recubierto por una capa flexible, y finalmente, una capa de tejido llamada epitelio. No debemos olvidar el conjunto de vasos sanguíneos y nervios que nutren estas paredes. Mi sistema nervioso es tan complejo que te asombraría; se asemeja a un segundo cerebro y tiene conciencia de todo tu cuerpo sin que tú te des cuenta. Cuando te lastimas un pie, te preocupas por algo insignificante o te deleitas con algo, todo esto me afecta de alguna manera. Este sistema nervioso es tan sensible que influye en todas mis acciones y en las excreciones digestivas. A través de él, puedo controlar mis acciones y excreciones, percibir el aroma de la comida y anticipar tus intenciones de comer, lo que me permite evitar problemas después de las comidas. Además, puedo ser fácilmente entrenado. En tan solo tres días, puedo modificar mis hábitos si tú también lo haces. Algunos estómagos están acostumbrados a tres comidas al día, mientras que otros se satisfacen con dos o incluso una sola. Mi recomendación es que te acostumbres a dos comidas al día.

Tu boca no puede procesar grandes cantidades de sustancias químicas descompuestas, por lo que toda la comida que consumes debe pasar por mí antes de ser digerida por los intestinos y asimilada por tu cuerpo. Los dientes desmenuzan mecánicamente cada bocado que tomas, facilitando mi trabajo. Si te apresuras y tragas la comida sin masticar adecuadamente, me sobrecargas mucho. Además, los bocados grandes o muy duros pueden rasgar las paredes de tu esófago, lo que puede causar sangrado. Lo mejor es masticar cada bocado unas treinta veces, aunque lamentablemente, la mayoría de las personas no lo hacen. Me envían bocados que apenas han masticado una o dos veces. No se dan cuenta de que ya están saciados y continúan comiendo en exceso, perturbando el equilibrio. Si comes lentamente, le comunico al cerebro que estás satisfecho una vez que has recibido los nutrientes necesarios, lo que evita que me sobrecargues y garantiza que los nutrientes no se desperdicien. Si comes demasiado rápido, me lleno antes de que pueda señalar al cerebro que estás saciado, y entonces no hay espacio para el agua y el aire, que son esenciales para mi movimiento. Existen tres tipos de células en la capa mucosa que recubre mi superficie y está en contacto con la comida. Una de estas secreciones es el ácido clorhídrico (HCl). Este ácido, con la capacidad de disolver incluso una piedra, no solo se emplea en la digestión de todas las carnes y proteínas, sino que también actúa como un agente para eliminar cualquier bacteria que pudiera ingresar junto con los alimentos y las bebidas. Sin la presencia de este ácido, la enzima pepsinógeno, encargada de descomponer las proteínas, no puede activarse. Además, el pepsinógeno contribuye a la producción de otras células. Sin embargo, esta enzima no puede funcionar de manera independiente ni ser secretada si no tengo alimentos en mi interior. Comienza a segregarse al mismo tiempo que el ácido clorhídrico en cuanto empiezo a llenarme con alimentos. Tal vez te preguntes cómo es posible que un ácido tan potente y una enzima digestiva de proteínas no dañen mis paredes. La respuesta radica en que mi Creador ha dotado a mi revestimiento de una capa protectora temporal. Las células caliciformes encargadas de segregar esta mucosidad protectora son tan sensibles que liberan un líquido protector que la recubre. Esto significa que cada día sacrifico un millón y medio de células ante estas enzimas y ácidos corrosivos. En otras palabras, aproximadamente cada tres días, esta capa interna es renovada por completo gracias a esta capacidad regenerativa que me ha sido otorgada.

En ocasiones, si se presenta un problema en la secreción de este líquido protector, el ácido y la enzima pueden comenzar a corroer las paredes del estómago, lo que provoca una fuga de sangre de las arterias en la capa exterior. Esta condición se conoce como úlcera, una herida en mis paredes internas. El nerviosismo y la tensión tienen un impacto en estas secreciones dentro de mí, lo que significa que las personas con un temperamento nervioso pueden desarrollar úlceras con mayor facilidad que las personas que se mantienen relajadas. La mejor manera de abordar esta situación es afrontar las diferentes situaciones de la vida con paciencia, evitar las emociones fuertes y tratar de llevar una vida equilibrada. Si logras mantener esta armonía, ayudarás a mantener la salud de tu estómago y eso me hará feliz.

No tienes la capacidad de controlar los músculos de mis paredes de la misma manera que puedes controlar los músculos de tus brazos o piernas. Estos músculos reciben órdenes y se ponen en marcha siguiendo las instrucciones de un sistema nervioso autónomo, incluso sin que seas consciente de ello. Una característica importante de estos músculos es que trabajan de forma lenta y no se cansan fácilmente. Al mismo tiempo, son muy susceptibles al aumento de tamaño si no te cuidas adecuadamente. Si descuidas tu alimentación, puedo inflarme rápidamente como un globo. El lado menos virtuoso de la naturaleza humana está vinculado estrechamente a mí. Por lo tanto, debes tener mucho cuidado de no consumir en exceso alimentos o bebidas, y evitar aquellos que estén prohibidos. De lo contrario, podrías debilitarte y ser más susceptible al engaño, lo que me convertiría en poco más que un recipiente de desechos y me convertiría en un problema para ti.

Permíteme que te cuente algunas de las cosas que no me gustan. Lo primero de la lista son los alimentos o bebidas muy fríos o calientes. Ambos arruinan las enzimas y las hacen disfuncionales. La mejor condición para que las enzimas funcionen es la temperatura corporal, es decir, 36-37 grados. Hoy en día hay más científicos que antes que piensan que la comida demasiado caliente o quemada puede hacer que mis células se vuelvan cancerosas. Si calientas alimentos muy fríos en la boca y luego los tragas, me proteges del frío, porque si me enfrío me contraigo y mi equilibrio de trabajo se vuelve disfuncional, de modo que ya no puedo hacer mi trabajo.

Cuando termino mi trabajo de extraer los nutrientes y tratarlos con las enzimas, el alimento adquiere una forma líquida. Cuando el alimento ha alcanzado la textura deseada, lo envío a los intestinos que están justo debajo de mí. En este sentido, soy como esta vida mundana transitoria, que no es más que una casa de huéspedes de dos puertas: una para entrar y otra para salir. Nunca retengo nada en mí; recibo de un extremo y lo envío por el otro. No hay ninguna puerta entre el esófago y yo, así que puedo sacar lo que tengo dentro si es necesario, vomitando. Al principio, este reflejo del vómito puede parecer algo malo y te preguntarás por qué no hay nada que lo impida. Pero permíteme que te recuerde algo, ¿qué pasaría si comieras por error algo venenoso o algo que se hubiera estropeado¿ ¿Qué harías si no pudieras vomitar? Habría que llevarte al hospital para que no murieras intoxicado y habría que hacerte una incisión en el estómago; habría que limpiarme, pero para entonces puede que ya hubieras muerto. Sin embargo, si considero que algo que has comido es malo puedo eliminarlo. Pero con la puerta que se interpone entre yo y los intestinos puedo impedir que la comida de los intestinos vuelva a estropear la atmósfera ácida que hay en mí, ya que las enzimas de los intestinos trabajan en condiciones más neutras. Mi estructura ácida perturbaría las enzimas del intestino. En particular, si las sales biliares excretadas por el hígado y las enzimas del páncreas se derramaran sobre mí, la situación sería muy caótica.

Otro consejo importante que puedo ofrecerte, Pedro, es que evites hacer ejercicio físico cuando esté lleno y que no te estreses en exceso. Los músculos de mis paredes, revestidos por una gruesa capa de tejido muscular, requieren una gran cantidad de sangre para moverse. Después de comer, una gran cantidad de sangre fluye hacia mí desde otras partes del cuerpo. Si intentas mantener la actividad física en este estado, el resto de los órganos no recibirán suficiente sangre, y toda la tensión repercutirá en tu corazón.

Permíteme compartir otro secreto contigo: cuanto más comas y me llenes, sin tener en cuenta si la comida es necesaria o permitida, es más probable que cometas errores en tu desarrollo espiritual. Tu bienestar físico y espiritual están inversamente relacionados con la plenitud de mi estómago. Si me haces crecer demasiado, todas tus venas, comenzando por las del corazón, comenzarán a almacenar grasa, lo que afectará su funcionamiento. Además, tu bienestar espiritual también se verá perjudicado. La clave está en comer solo lo necesario para sobrevivir, recordando que satisfacer tus sentidos de gusto dentro de los límites permitidos, mientras reconoces la generosidad del Creador, te brindará paz y bienestar espiritual. Una vez que la comida ha pasado por tu boca, a mí ya no me importa si es dulce o salada. Entonces, al controlar tu boca, que actúa como una especie de portero, estás protegiéndome de engordar y de un consumo excesivo.

Hasta hace poco, algunas personas se burlaban de este consejo y afirmaban que “la buena comida es la base de la vida, así que hay que alimentarse”. Sin embargo, la medicina moderna y los expertos en nutrición respaldan este mismo consejo y afirman que es apropiado comer solo lo necesario para sobrevivir. La mayoría de las enfermedades tienen su origen en el exceso de comida. Si bien la buena comida puede ser el fundamento de la vida, el exceso es una receta para una muerte prematura. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS POPULARES

LA ÉTICA PERSONAL

LOS CUADRADOS MÁGICOS

CIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 6)

¡PEDRO, SOY YO, TU PÁNCREAS!