sábado, abril 20, 2024
InicioCiencias¿HASTA QUÉ PUNTO ES PROBABLE QUE SEAS “TÚ”?

¿HASTA QUÉ PUNTO ES PROBABLE QUE SEAS “TÚ”?

La probabilidad en la creación

A veces nos encontramos con situaciones inesperadas en la vida, aquellas que apenas podemos calcular en términos de probabilidad. Es como cuando en La Guerra de las Galaxias, el malvado Darth Vader revela a Luke Skywalker: “Yo soy tu padre”. Es una revelación impactante que sorprende al público.

En ocasiones, la vida puede parecerse a eso.

Este escenario puede tener diferentes connotaciones para cada persona, y me hizo recordar una pregunta de la física clásica. Imagina que viertes un vaso de agua del grifo en el océano. Considerando el inmenso tamaño del océano, podrías pensar que el vaso de agua se perderá instantáneamente en él. Ahora, cinco años después, llenas un vaso de agua desde otra orilla del océano, en el extremo opuesto del mundo. La pregunta es la siguiente: ¿cuántas moléculas de agua del segundo vaso provienen del primero? Teniendo en cuenta que hay alrededor de un billón de kilómetros cúbicos de agua en todos los océanos del mundo, un vaso de agua es insignificante en comparación con este volumen total. Matemáticamente hablando, la probabilidad de que una molécula del primer vaso esté en el segundo es de dos posibilidades seguidas de veintidós ceros.

Sin embargo, existe una cantidad increíble de moléculas en un vaso de agua: puede haber moléculas que sumen 1 seguido de veinticinco ceros. Supongamos que mil moléculas del primer vaso están en el segundo. La probabilidad disminuye a solo dos de cada 1019. Esto sigue siendo prácticamente imposible. Regresando a Star Wars, ¿cuál es la probabilidad de que el enemigo que encuentres en toda la galaxia sea tu padre?

Nos sorprendería la posibilidad de que Darth Vader sea el padre de Luke, pero no nos sorprendería el nacimiento de un bebé. El hecho de que cada segundo nazcan cuatro bebés en todo el mundo es relevante en este caso. Sin embargo, la probabilidad de que nazca un bebé es mucho mayor que la de que Darth Vader sea el padre de Luke.

Consideremos a una persona común llamada Juan, quien tiene 46 cromosomas al igual que todos los demás. De lo contrario, habría una anomalía en Juan y no sería una persona común. Como recordaremos de nuestras clases de biología básica, la mitad de los cromosomas de Juan provienen milagrosamente de su madre, María, y la otra mitad de su padre, José. No olvidemos que tanto sus padres como Juan tienen 46 cromosomas, formando 23 pares cada uno. De esta manera, uno de los pares de cromosomas de cada uno de sus padres fue seleccionado para Juan. Los bloques de construcción de Juan están formados por veintitrés cromosomas de ambos lados.

Si se calcula la probabilidad de que 23 cromosomas procedan de su madre, se obtiene el número (0,5)23. ¿Por qué? Pues bien, la probabilidad de que un cromosoma sea seleccionado es de una entre dos. Hay 23 pares de cromosomas; como la probabilidad de ser seleccionado de la primera pareja es ½, la probabilidad de ser seleccionado de la segunda pareja es ½, la probabilidad de ser seleccionado de la tercera pareja es ½, y la probabilidad de ser seleccionado de la cuarta pareja es ½, se calcula la probabilidad de 23 sucesos independientes: como 1/2 x 1/2 x 1/2…1/2= (1 /2)23. Este cálculo significa que la probabilidad de ser Juan con los cromosomas de su madre es aproximadamente de una entre diez millones. Esta probabilidad equivale al premio gordo de un billete sencillo comprado en la lotería nacional.

La misma probabilidad también se aplica al lado paterno. Por lo tanto, la probabilidad de que Juan sea Juan por casualidad se reduce esta vez a una entre cien billones. 107 x 107 = 1014 o 1 entre 100,000,000,000,000. En consecuencia, la probabilidad de que Juan nazca como el Juan que conocemos es 107 veces más difícil que ganar el premio mayor en un billete sencillo de la lotería nacional. En otras palabras, la probabilidad de Juan es diez millones de veces menor que ganar el premio mayor de la lotería nacional.

Imaginemos que María y José se conocieron en un asentamiento de tamaño mediano, donde había una población de al menos 10,000 hombres y 10,000 mujeres. En ese caso, las probabilidades de conocer a estas dos personas serían de una entre diez mil. El cálculo de probabilidades para el nacimiento de Juan se reduce entonces a una entre un quintillón. La fecundación del óvulo de la madre solo puede lograrse mediante un promedio de 15 millones de espermatozoides. Esta situación disminuye gradualmente la probabilidad de que Juan nazca: 15 x 106 x 1018 = 15 x 1024, es decir, una posibilidad entre quince septillones.

La madre de Juan no proviene del espacio. La probabilidad de que la madre de Juan, María, sea también una entre quince septillones. De manera idéntica, si consideramos que la probabilidad se aplica igualmente al padre, la probabilidad de ser Juan es de 225 x 1024 x 1024. Es decir, una entre 225 octillones.

Aquí debo añadir que todos estos supuestos tienen lugar en circunstancias ideales. No se tienen en cuenta las posibilidades de la muerte de la madre o el padre, la infertilidad de uno o ambos, y otros factores similares. La probabilidad es extremadamente baja, pero no debe ignorarse.

Los padres de María y los padres de José, así como todas las generaciones anteriores de sus familias, deben haber existido desde el comienzo de la vida humana. Cuando consideramos todas las posibilidades, la probabilidad se vuelve infinitesimalmente pequeña. Para describir tal posibilidad, solo podemos llamarla una probabilidad en el infinito. Esta posibilidad se aplica a cualquier ser humano común y corriente. Teniendo en cuenta que hay 8,000 millones de personas en el mundo, no es difícil decir que la vida es un milagro de la creación.

La última estimación de la población humana en el mundo es de alrededor de 8,000 millones. Considerando que cada segundo nacen cuatro bebés y mueren dos personas (según datos de 2022), se puede predecir que la población humana aumentará día a día. Al reflexionar sobre este complejo cálculo de probabilidades, solo podemos concluir lo valioso que es cada ser humano.

Durante estos tiempos de COVID, la gente ha comprendido mejor el valor de la vida. Según un estudio publicado en la revista Nature, entre 2020 y 2021 se produjeron unos 14,83 millones de muertes asociadas a la Covid-19 en todo el mundo. Una encuesta realizada en marzo de 2021 por el Centro de Investigación de Asuntos Públicos de Associated Press-NORC (AP-NORC) reveló que alrededor del 20% de las personas encuestadas en los Estados Unidos habían perdido a un familiar o amigo cercano debido al Covid-19. Esto representa una población potencial de alrededor de 65 millones de personas. Sin duda, esa cifra ha aumentado. La muerte también nos recuerda que la vida es preciosa, ya que cada nacimiento es un regalo único. Una vez más, considerando todas las probabilidades, la posibilidad de que un bebé llegue al mundo sano es mucho menor que la de que llegue sano.

La gran población humana no es prueba de la simplicidad y mediocridad de la vida, sino de la perfección en la creación del universo. Al considerar esto, es innegable que hay una mano de poder en este magnífico funcionamiento. ¿Es una coincidencia, o vivimos y respiramos en un sistema magnífico y controlado?

Si intentaseis contar las bendiciones de Dios, no podríais contarlas. Dios es, en verdad, Perdonador, Compasivo. (16:18)

Artículo anterior
Artículo siguiente
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS POPULARES

LA ÉTICA PERSONAL

LOS CUADRADOS MÁGICOS

CIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 6)

¡PEDRO, SOY YO, TU PÁNCREAS!