domingo, mayo 26, 2024
InicioCienciasEL ACUARIO GIGANTE

EL ACUARIO GIGANTE

Hogar de alrededor de 230,000 especies identificadas

El avance continuo de la ciencia y la tecnología nos ayuda a descubrir los secretos relacionados con la vida, así como a comprender la sabiduría y el propósito detrás de muchos fenómenos. La ciencia nos revela que muchos eventos aparentemente inconexos en realidad existen en armonía y solidaridad unos con otros.

Nuestro mundo puede ser comparado con un acuario gigante: aproximadamente el 71% de su superficie está cubierta de agua, y cuenta con una lámpara, un calentador y bombas de aire, así como sistemas biológicos de limpieza y suministro de alimentos.

Este gigantesco acuario se extiende sobre una superficie de 361 millones de kilómetros cuadrados; su volumen es de 1.300 millones de kilómetros cúbicos, con una profundidad media de alrededor de 3.700 metros y una profundidad máxima de 10.994 metros en la Fosa de las Marianas. En este magnífico acuario, existe una amplia variedad de criaturas fascinantes, cada una de ellas con características biológicas únicas, que van desde ballenas de 30 metros de longitud hasta microscópicos organismos planctónicos [1]. Debido a que el sol solo ilumina las capas superiores de los océanos, la mayor parte de estas aguas permanece en oscuridad. Diferentes rangos de temperatura y profundidad crean entornos naturales para diversas especies marinas.

La lámpara nocturna

La radiante luz de la luna desempeña un papel crucial en el desarrollo de las larvas de los peces [2]. Cuando la luz lunar se hace presente, las larvas de los peces se acercan a la superficie del mar, mientras que los depredadores que se alimentan de ellas se desplazan hacia las profundidades.

En un estudio realizado con larvas del lábrido de seis franjas (Thalassoma hardwicke), perteneciente a la familia Labridae y reconocido por sus labios carnosos, se descubrió que su tasa de crecimiento alcanzaba su máximo durante la fase de salida de la luna. Es decir, cuando la primera mitad de la noche era oscura y la segunda mitad estaba iluminada. Sin embargo, es importante destacar que la luz que influye en este proceso no proviene de cualquier fuente, sino específicamente de la luna en su fase creciente. Asimismo, se observó que las diferentes fases lunares tenían un impacto significativo: la luna nueva ofrecía el período de crecimiento más eficiente, mientras que la luna llena resultaba ser el momento menos propicio para el crecimiento. Además, se encontró que las noches nubladas tenían un efecto negativo en el crecimiento de las larvas.

Cuando la luz de la luna se hace presente, el zooplancton, que es la principal fuente de alimento del lábrido de seis franjas, se acerca a la superficie del mar, mientras que los peces linterna, depredadores del lábrido de seis franjas, permanecen en las profundidades marinas. Durante este momento, el plancton conocido como “Noctiluca scintillans” emite una luz azul, gracias a un proceso químico llamado bioluminiscencia, en respuesta a la luz lunar. A diferencia de las lámparas inventadas por los humanos, en las cuales una parte importante de la energía se disipa en forma de calor, los peces bioluminiscentes y el plancton no pierden energía en este proceso.

También se ha observado que la intensa iluminación artificial y la contaminación lumínica provenientes de las ciudades costeras tienen un impacto negativo en el ecosistema. Es necesario, sin duda, desarrollar formas más efectivas de gestión pesquera para proteger y preservar el equilibrio de estos entornos marinos.

El calentador

El sol actúa como el calentador de este increíble acuario, proporcionando la energía necesaria para su funcionamiento. La cantidad de luz solar que penetra en los océanos y mares está determinada por la posición del sol en cada momento y la densidad del agua. Gran parte de la luz solar que llega a la superficie del agua es reflejada. Las longitudes de onda rojas son absorbidas por las moléculas de agua en los primeros metros de profundidad, mientras que las longitudes de onda amarillas y verdes pueden penetrar un poco más. Las longitudes de onda azules y púrpuras tienen la capacidad de llegar hasta 1 km de profundidad. Por otro lado, el color azul característico de la superficie del agua se debe a diversos factores, como la presencia de clorofila disuelta.

La zona profunda de los océanos, que abarca todo el espacio situado por debajo de los 1.100 metros, se caracteriza por tener una temperatura más fría y representa aproximadamente el 80% del volumen total del océano. La temperatura promedio de los océanos en todo el mundo es de solo 3,9 °C.

Los primeros 200 metros de la columna de agua, conocidos como la zona de luz solar, son fundamentales para la fotosíntesis y albergan la mayor parte de la biodiversidad oceánica. Las plantas que se encuentran en áreas más profundas que la zona de luz solar son incapaces de llevar a cabo la fotosíntesis. Para que la vida pueda sobrevivir en las profundidades del océano, se requiere una fuente de calor adicional al sol. Esta fuente se encuentra en los canales hidrotermales, que transportan agua caliente desde el magma hasta el lecho marino. Estos canales contienen compuestos volcánicos de azufre y minerales arcillosos de grano fino, y forman ecosistemas especiales adaptados a vivir en estos entornos únicos.

Los océanos y mares están interconectados por corrientes oceánicas, que funcionan como conductos de agua invisibles. Estas corrientes están diseñadas de manera precisa para transportar nutrientes y aumentar la diversidad de especies. Además, contribuyen a la distribución global del calor, desempeñando un papel fundamental en la configuración del clima en muchas regiones de la Tierra. Un ejemplo destacado es la Corriente del Golfo, una corriente de agua cálida que, al seguir un curso específico, proporciona un clima mucho más templado en el noroeste de Europa en comparación con otras regiones en la misma latitud.

El alimento

… Y hemos enviado hierro en el cual hay un poder severo y beneficios para la humanidad, para que Dios pueda distinguir a los que ayudan (a la causa de) Dios y Sus Mensajeros, aunque no Le vean. Sin duda Dios es Fuerte, Glorioso poseedor de un poder irresistible.” (El Corán, 57: 25).

La interpretación más común de la frase “Hemos enviado” en el versículo coránico anterior es que el hierro presente en nuestro mundo proviene de las enormes estrellas del espacio. Los metales pesados, como el hierro, se forman en los núcleos de estas estrellas gigantes. El hierro solo puede ser creado en estrellas mucho más grandes que nuestro Sol, a temperaturas de varios cientos de millones de grados. La temperatura del Sol, que es de alrededor de 15 millones de grados, no es suficiente para producir hierro. Cuando la cantidad de hierro en estas estrellas supera cierto nivel, la estrella no puede mantenerlo y explota en lo que se conoce como una “supernova”. Los meteoroides que contienen hierro se dispersan por el espacio y viajan hasta que son atraídos por la gravedad de un cuerpo celeste, fusionándose con él. No solo el hierro, sino también otros elementos como el níquel (59Ni), llegaron a nuestro mundo desde fuera del sistema solar.

Otra teoría sugiere que miles de pequeños y grandes meteoroides, conocidos popularmente como estrellas fugaces, se desintegran al entrar en nuestra atmósfera y caen a la Tierra en forma de polvo. Estos asteroides ingresan a la atmósfera a alta velocidad, se calientan debido a la fricción y se desintegran en fragmentos, convirtiéndose en una parte importante de polvo. Los átomos de hierro que se encuentran en este polvo son una fuente de alimento para el plancton marino, que desempeña un papel vital en la producción de la mayor parte del oxígeno mediante la fotosíntesis y, por lo tanto, en la cadena alimentaria de la vida en la Tierra. Este polvo es una fuente importante de hierro necesario para la fotosíntesis del plancton.

Los granos de arena ricos en hierro que llegan a los océanos después de las tormentas de arena en los grandes desiertos desempeñan un papel importante: asegurar la proliferación del fitoplancton y, a su vez, la abundancia de peces en ciertos períodos.

Según un estudio realizado por el Instituto de Estudios de Mamíferos Marinos de la Universidad Estatal de Oregón, la ballena azul, uno de los mamíferos más grandes, se alimenta de kril, una de las criaturas más pequeñas. El kril se alimenta de zooplancton, que, a su vez, se alimenta de fitoplancton. En otras palabras, el principio de la cadena de la vida está vinculado a la existencia del plancton, y la viabilidad del plancton depende del hierro transportado desde el espacio por meteoritos, como el alimento suministrado a un acuario.

Este magnífico acuario, que alberga alrededor de 230,000 especies identificadas hasta la fecha, aún guarda secretos por descubrir. Según la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, el 95% del lecho marino aún está por explorar. En la actualidad, se conoce mejor la superficie de Marte que las profundidades del océano. Debido a riesgos como la alta presión, ha habido más personas que han ido al espacio que a las profundidades oceánicas.

A medida que avanza el progreso científico, se comprende que las cosas no son solo lo que parecen y que la vida está llena de propósitos sabios y ocultos que aún desconocemos y no comprendemos. La interconexión pura de las partes visibles e invisibles de todo el ecosistema sigue asombrando a los científicos imparciales. La conexión entre la luz de la luna y el plancton unicelular que produce bioluminiscencia, el escudo magnético protector que genera la aurora boreal y las estrellas fugaces que brindan sustento a algunas criaturas marinas en forma de polvo de hierro, son escenas perfectas que se nos ofrecen para su observación.

REFERENCIAS

  1. Criaturas microscópicas de las que se alimentan los animales acuáticos.
  2. Jeffrey Shima et al. Lunar rhythms in growth of larval fish. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 2021, 288. https://royalsocietypublishing.org/doi/10.1098/rspb.2020.2609
  3. “PNAS Study: Migrating blue whales rely on memory more than environmental cues to find prey”, https://today.oregonstate.edu/news/pnas-study-migrating-blue-whales-rely-memory-more-environmental-cues-find-prey
  4. “Kril”, https://es.wikipedia.org/wiki/Euphausiacea
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS POPULARES

LA ÉTICA PERSONAL

LOS CUADRADOS MÁGICOS

CIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 6)

¡PEDRO, SOY YO, TU PÁNCREAS!