domingo, mayo 26, 2024
InicioCienciasCiencia & TecnologíaCIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 4)

CIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 4)

¿CUÁNTO SUEÑO ES BUENO PARA LA SALUD? 

Sabie S et al. Association of sleep duration at age 50, 60, and 70 years with risk of multimorbidity in the UK: 25-year follow-up of the Whitehall II cohort study. PLOS Medicine, octubre de 2022. 

El sueño desempeña una función esencial en la restauración, el descanso y la revitalización del cuerpo y la mente. No obstante, muchas personas pasan por alto la importancia de una buena noche de sueño. Según un estudio reciente que siguió a 8,000 individuos de 50, 60 y 70 años a lo largo de un período de 25 años, se ha observado que la falta de sueño está relacionada con un mayor riesgo de ser diagnosticado con múltiples enfermedades crónicas, conocido como multimorbilidad. 

En esta investigación, los científicos analizaron la relación entre la duración diaria del sueño de cada participante, la mortalidad y si habían sido diagnosticados con dos o más enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas, cáncer, artritis, demencia o diabetes. Descubrieron que aquellos que dormían cinco horas o menos a los 50 años tenían un 20% más de probabilidades de haber sido diagnosticados con una enfermedad crónica y un 40% más de probabilidades de haber sido diagnosticados con dos o más enfermedades crónicas en comparación con aquellos que dormían hasta siete horas. Además, dormir cinco horas o menos a los 50, 60 y 70 años se asoció con un riesgo entre un 30% y un 40% mayor de multimorbilidad en comparación con aquellos que dormían hasta siete horas. Finalmente, dormir cinco horas o menos a los 50 años se relacionó con un 25% más de riesgo de mortalidad, lo que sugiere que la falta de sueño aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas que, a la larga, pueden llevar a la muerte. 

A pesar de que los hábitos y patrones de sueño varían con la edad, los científicos recomiendan que las personas duerman entre 7 y 8 horas cada noche. Cualquier duración del sueño por encima o por debajo de estas cifras se ha asociado con enfermedades crónicas individuales. Este estudio se suma a la creciente cantidad de investigaciones que enfatizan la importancia de un sueño saludable. Además del número de horas de sueño, también es crucial que el entorno de descanso sea tranquilo, oscuro y tenga una temperatura agradable. Evitar el uso de dispositivos electrónicos y las comidas pesadas antes de dormir también marcan una gran diferencia en la calidad del sueño. 

BACTERIAS MAGNÉTICAS LUCHAN CONTRA EL CÁNCER 

Gwisai T et al. Magnetic torque-driven living microrobots for increased tumor infiltration. Science Robotics, octubre de 2022. 

Uno de los mayores desafíos en la terapia contra el cáncer consiste en encontrar formas efectivas de dirigir los medicamentos anticancerígenos hacia los tumores específicos. Un avance reciente ha demostrado que es posible utilizar bacterias para atravesar la barrera de los vasos sanguíneos y penetrar en los tejidos tumorales. En un estudio reciente, los investigadores se enfocaron en una bacteria llamada Magnetospirillum, que posee propiedades magnéticas naturales y puede responder a campos magnéticos controlados por imanes. En primer lugar, unieron liposomas a estas bacterias, los marcaron con un tinte fluorescente y demostraron que la «carga» se acumulaba en el tejido tumoral en cultivos celulares. Posteriormente, en modelos animales, demostraron que las bacterias magnéticas podían atravesar la barrera vascular cercana al tumor y migrar al interior del tumor cuando se aplicaba un campo magnético giratorio desde el exterior. 

En esencia, estas bacterias tienen el potencial de combatir el cáncer de dos maneras principales. En primer lugar, pueden transportar fármacos anticancerígenos hacia el interior del tumor. En segundo lugar, pueden dañar y eliminar las células tumorales en coordinación con el sistema inmunológico. Además, existe la posibilidad de modificar estas bacterias mediante técnicas de biología sintética para mejorar su efectividad terapéutica, reducir los efectos secundarios y garantizar su seguridad. Este estudio también abre la puerta a la posibilidad de utilizar campos magnéticos para controlar bacterias terapéuticas en el ámbito clínico, incluso si no poseen magnetismo natural. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS POPULARES

LA ÉTICA PERSONAL

LOS CUADRADOS MÁGICOS

CIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 6)

¡PEDRO, SOY YO, TU PÁNCREAS!