domingo, mayo 26, 2024
InicioCienciasCREER O NO CREER

CREER O NO CREER

Las apuestas son más altas en algunas decisiones que en otras

Una persona promedio tiene que tomar hasta 35.000 decisiones triviales al día, y 227 de ellas están relacionadas únicamente con la comida. Si tomas la decisión equivocada, no será un evento significativo en tu vida cuando se trata de algo como el café; simplemente haces una mueca y sigues adelante. ¿Pero qué sucede con decisiones como elegir a tu alma gemela, cuidar de tu salud o decidir sobre tu trabajo? Los errores en la toma de decisiones pueden llevarte por caminos equivocados, y tus elecciones pueden tener un impacto irreversible no solo en ese día, sino también en los años siguientes.

Algunas decisiones pueden ser más fáciles que otras. Digamos que hay una bicicleta detrás de una puerta y un coche caro detrás de la otra. Antes de preguntarte qué puerta elegirías, ya sabes detrás de cuál está la bicicleta y cuál tiene el coche. La puerta A tiene la bicicleta y la puerta B tiene el coche. Ahora, planteemos la pregunta: ¿Qué puerta elegirías, A o B? La respuesta es bastante obvia: por supuesto, elegirías la puerta B.

Hagamos la decisión un poco más difícil: las cosas podrían no ser como parecen. Volvamos a las puertas A y B. Existe la posibilidad de que haya una bicicleta detrás de la puerta A y un coche detrás de la puerta B. Sin embargo, también existe la posibilidad de que no haya una bicicleta ni un coche detrás de ninguna de las puertas. Aunque las posibilidades son iguales, no creo que tu elección cambie. Al final, dado que el valor del coche supera al de la bicicleta, sería la decisión más sensata.

Podemos demostrar esto calculando el valor esperado en términos de probabilidad. Consideremos primero la puerta A: puede haber una bicicleta o no haber nada. La probabilidad de que haya una bicicleta es de ½, y supongamos que la bicicleta vale 100 €, lo que significaría un beneficio de 100 €. Si no hay una bicicleta detrás de la puerta A, la probabilidad de que esto ocurra también es de ½, pero en este caso no hay beneficio. En estadística y análisis de probabilidades, el valor esperado se calcula multiplicando cada uno de los posibles resultados por la probabilidad de que ocurra cada resultado y sumando todos esos valores. Por lo tanto, el valor esperado en este escenario se calcula como:

Reescribir: E(A) = 100 € x (1/2) + 0 € x (1/2) = 50 €

El valor esperado de la puerta A es de 50 €. También se calcula y considera el valor esperado de la puerta B de la misma manera. Supongamos que el valor del coche es de 100.000 €. Aplicando la misma fórmula:

E(B) = 100.000 € x (1/2) + 0 € x (1/2) = 50.000 €

El valor esperado de la puerta B es mil veces mayor que el de la puerta A. Si tenemos que elegir entre las dos puertas, la elección acertada sería definitivamente la puerta B.

La apuesta de Pascal es muy similar a este juego de azar. Blaise Pascal fue un científico y matemático que vivió en el siglo XVII y desarrolló su propia teoría de la probabilidad. Su teoría tuvo mucho éxito. Utilizando su enfoque, demostró la existencia de Dios y la necesidad de creer en Dios. En lugar de la metáfora de las puertas que utilizamos nosotros, Pascal usó a dos personas, una que creía en Dios y otra que no creía.

Supongamos que hay un 50% de probabilidad de que Dios exista, es decir, Dios existe o no existe. Las personas que creen en Dios eligen la puerta B, de manera similar al ejemplo anterior. En estas condiciones, si una persona cree en Dios y Dios no existe, no pierde ni gana nada. Si Dios existe, los creyentes van al Cielo y alcanzan una felicidad infinita. Al formular esta situación, descubrimos que el valor esperado de creer en Dios es infinito. Suponemos que la probabilidad de no creer en Dios es del 50%, y no hay ganancia si es cierto. Por otro lado, la existencia de Dios también tiene una probabilidad del 50%, y se obtiene una felicidad infinita. Por lo tanto, el valor esperado de creer en Dios, E(Creer), se calcula de manera similar al ejemplo del coche/bicicleta:

E(Creer) = 0 € x (1/2) + ∞ € x (1/2) = ∞

Recuerda que la mitad del infinito también es infinito.

Así que, aunque Dios no exista, la fe que tiene el creyente no tiene precio.

Reescribir: Para aquellos que eligen la puerta A (no creer en Dios), no hay nada tan beneficioso para ellos. Aunque puedan tener razón, al final no obtienen ninguna ganancia. Si no hay Dios, no hay vida después de la muerte. Pueden disfrutar de un placer finito en esta vida: elegir la bicicleta aún tiene cierto valor, pero elegir el coche es mucho más sensato. ¿Y qué sucede si se da la otra posibilidad? Si una persona no cree en Dios y Dios existe, se perderá todo lo que los creyentes obtienen. Al considerar la segunda opción, es decir, la puerta A, calculamos el valor esperado de no creer como:

E(No creer) = 0 x (1/2) + (-∞) x (1/2) = -∞

No creer en Dios también tiene un valor infinito, pero en sentido contrario. Estás en deuda, en bancarrota.

Una de nuestras opciones es que Dios exista, lo cual tiene una probabilidad del 50%. Alguien podría argumentar que es una alta probabilidad. Ahora, consideremos la reducción de la probabilidad de que Dios exista a una entre mil. Entonces la probabilidad de que Dios no exista sería de 999/1000. En este caso:

Probabilidad de que Dios no exista: 999/1000 y no hay ganancia.

Probabilidad de que Dios exista: 1/1000 y la ganancia es infinita.

E(Creer) = 0 x (999/1000) + (∞) x (1/1000) = ∞

Como se puede observar, los valores esperados no cambian. De igual manera, un ateo obtendrá el mismo infinito negativo. Según los cálculos de probabilidad, creer en Dios conlleva una ganancia infinita, en cualquier caso. Desde una perspectiva matemática, creer en Dios, incluso si la probabilidad es de una en un gúgolplex, sigue siendo rentable. Este asunto no deja espacio para elección. La probabilidad de ganar un valor infinito es infinita, mientras que el valor que se pierde es finito o, más probablemente, inexistente. No hay duda de que hay que apostarlo todo en este juego de la vida al que estamos obligados a jugar. No hay otra forma de terminarlo que arriesgar nuestra vida finita para ganar la vida eterna. Optar por la otra opción es resignarse.

Por otro lado, se podría argumentar que la ganancia es incierta y que todo se deja al azar. Sin embargo, si consideramos la distancia infinita entre la certeza de la miseria soportada y la incertidumbre de la ganancia, no tiene sentido argumentar que la vida finita que tenemos debe usarse para poner en peligro una ganancia infinita. Todos aquellos que participan en un juego de azar arriesgan algo seguro, pero siempre es dudoso si ganarán. Ponen en peligro algo limitado e insignificante sin ofender a su mente. Como afirmaba Pascal: “Vamos a sopesar la ganancia y la pérdida al elegir cruz (de cara o cruz) acerca del hecho de que Dios existe. Tomemos en consideración estos dos casos: si gana, lo gana todo; si pierde, no pierde nada. Apueste a que existe sin dudar”.

La siguiente historia está relacionada con el argumento de Pascal. Alguien se acercó al Califa Alí y negó la resurrección, el juicio final en el Más Allá, el Paraíso y el Infierno. Le preguntó a Alí:

“Alí, vosotros tenéis fe en el Más Allá; nosotros no. Vosotros adoráis, gastáis mucho dinero y os esforzáis para salvaros del Infierno y entrar en el Paraíso. ¿Vale la pena? Y ¿cómo sabes que habrá una resurrección después de la muerte?”

Alí escuchó al hombre con calma y luego le dio la siguiente respuesta:

“Supongamos primero que lo que dices es cierto. Si no hay vida después de la muerte, estamos en la misma situación que vosotros. Estamos en paz y no hay ganancia para ninguno de nosotros. Mientras tanto, nuestras oraciones, buenas acciones, moral elevada y actos de caridad que realizamos por Dios no nos perjudicarán. Al contrario, serán beneficiosos para mejorar la comunidad. Pero ¿y si hay vida después de la muerte y resulta que lo que decimos es cierto? ¿Qué harás?”.

Artículo anterior
Artículo siguiente
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS POPULARES

LA ÉTICA PERSONAL

LOS CUADRADOS MÁGICOS

CIENCIA Y TECNOLOGÍA (Nº 6)

¡PEDRO, SOY YO, TU PÁNCREAS!